Quantcast
5:53 p.m., 11/28/2014 | 68°

Escuelas chárter prevén expandirse más allá de Texas


JENNIFER RADCLIFFE | 11/19/2013, 6 a.m.
Escuelas chárter prevén expandirse más allá de Texas

HOUSTON — La mayor cadena de escuelas chárter de Texas tiene previsto extenderse más allá de los límites del estado, lo que es una señal de madurez de este tipo de escuelas que tienen una gran presencia en el área de Houston.

Las escuelas públicas Harmony, una red de 40 centros académicos en Texas fundada por inmigrantes turcos, desean abrir una primaria en Washington, D.C. focalizada en ciencias y matemática. La junta directiva de esa ciudad votará el lunes a favor o en contra de esa escuela chárter.

Sin embargo, esta cadena de escuelas chárter, que tiene un gran rendimiento académico y hace poco ganó el premio Race to the Top que otorga la Casa Blanca, cuenta con fuertes críticos que temen que esos centros de enseñanza estén vinculados al polémico clérigo turco Fethullah Gulen. Pero dirigentes de la red Harmony niegan esa conexión y se sienten confidentes de que su historial académico hable por sí mismo.

Harmony seguirá a las cadenas de escuelas chárter de Houston KIPP y YES Prep con su extensión más allá del estado. Otro sistema chárter, Texas’ Responsive Education Solutions, se amplió recientemente a Arkansas.

Asimismo, varias cadenas de escuelas de otros estados se están extendiendo y algunas tienen la mirilla dirigida hacia Texas. Por ejemplo, la cadena Rocketship Education tiene planes de extenderse desde California, Wisconsin y Tennessee hacia Texas.

Carpe Diem, de Arizona, recibió este año uno de cuatros títulos chárter entregados por el comisionado de la Agencia de Educación de Texas. Eso le permitirá abrir una escuela en San Antonio.

“Es un momento de gran entusiasmo para los que están involucrados en las escuelas chárter y las opciones académicas. También es algo magnífico para otros estados que comprenden lo bueno que está sucediendo en Texas”, dijo Andrew Campanella, presidente de la evento National School Choice Week, que comenzará en enero en Houston.

“Houston ha sido en realidad una incubadora para algunas de las mejores oportunidades estudiantiles en el país. Algunas de las escuelas chárter más replicables han salido de ahí”, añadió.

Durante dos décadas, las escuelas chárter, que son centros financiados con dinero de los contribuyentes para ofrecer opciones a las familias, han brindado servicios a 1.5 millones de estudiantes.

Más de 100,000 de esos estudiantes se encuentran en Texas. La matrícula en las escuelas chárter de este estado ha crecido a un ritmo de casi el 15 por ciento cada año.

Casi un millón de niños en el país está en listas de espera para ingresar en escuelas chárter.

“Estamos llegando a lo que creo es un punto de inflexión para las opciones generales de escuelas en este país”, dijo Campanella. “Mucha gente se ha dado cuenta de que deben contar con opciones para la educación de sus hijos”.

El dinero de subvenciones federales, así como la indulgencia legislativa, han despejado el camino para que escuelas bien establecidas se movilicen hacia donde puedan demostrar su éxito y que éste se pueda replicar.

“Esa será la verdadera prueba del sistema chárter como innovación, si pueden llevar su programa a escala”, dijo Nina Rees, presidente de la Alianza Nacional de Escuelas Públicas Chárter.