Quantcast
11:11 a.m., 4/23/2014 | 76°

Análisis: Rockets, eliminados pero entusiasmados

El equipo creció y adquirió una gran experiencia pese a ser eliminado en los playoffs y sueña con un futuro exitoso en las próximas temporadas

Jonathan Feigen | 5/11/2013, 6 a.m.
Análisis: Rockets, eliminados pero entusiasmados
Chandler Parsons, de gran actuación con los Rockets en los playoffs de la NBA, es felicitado por los simpatizantes de Houston en el Toyota Center durante la serie de primera ronda que ganó Oklahoma City Thunder. | Smiley N. Pool

HOUSTON - La primera fase quedó completa. La reconstrucción de la plantilla de los Rockets comenzó con numerosos cambios, y los cimientos del nuevo y joven equipo fueron puestos a prueba esta temporada y tuvieron una buena respuesta.

Después de eliminar de los playoffs a los Rockets al dejar la serie de la primera ronda 4-2 a favor de Oklahoma City en el Toyota Center, la estrella del Thunder, Kevin Durant, dijo: “Están armando algo grandioso en Houston”.

Por eso, pese a la eliminación, Chandler Parsons, uno de los jóvenes y ascendentes jugadores de los Rockets, se muestra orgulloso por ese elogio.

“Siento que demostramos que podemos jugar de igual a igual con cualquier rival. Hemos competido peleado, nunca bajamos los brazos y fuimos un equipo duro y determinado. Creemos en nuestro juego y tenemos confianza”, dice Parsons. “Esto ha sido parte de un proceso. No hay mejor experiencia que lo que tuvimos que afrontar como equipo en esta serie, como octavos preclasificados frente a los primeros, haber ganado un partido duro como visitantes, haber ganado en casa. Fue una gran experiencia y el proceso continua. De ahora en más sólo vamos a mejorar. Pienso que vamos a progresar ante cada oportunidad”.

La próxima etapa en la construcción es complicada ya que los Rockets esperan mantener la base de este joven equipo y agregarle las partes que aún necesita para convertirse en uno de los candidatos al título.

Después de haber afrontado la primera serie de playoffs juntos, y muchos de ellos por primera vez en su carrera, estos Rockets quedaron más convencidos que nunca de lo que pueden lograr.

“No creo que los cambios vayan a ser tan amplios como antes, pero ya estamos trabajando para conseguir más jugadores talentosos como sea posible”, dice el dueño de los Rockets, Leslie Alexander. “Quieren jugar en Houston ya que ven a un equipo rejuvenecido. Otros quieren jugar junto a James (Harden). Y a los jugadores les gusta la ciudad de Houston”.

“Tenemos que sumar al menos a otra superestrella como James. Si eso no ocurre este año, ocurrirá en el próximo. ¿Quién sabe cuándo? Pero si no llega a ocurrir este año de todas maneras vamos a traer a otro jugador tremendo para que nos ayude a mejorar. Vamos a utilizar el dinero que aún podemos utilizar dentro del límite, aunque aún no sabemos cómo lo vamos a gastar”, agrega.

Continuidad

El arquitecto y el maestro de obras seguirán en sus puestos. A Daryl Morey le quedaba un año de contrato como manager general del equipo, pero Alexander aseguró que acordó esta semana con él una extensión de cuatro años. Por su parte, al entrenador Kevin McHale le restan dos temporadas en su contrato, la segunda optativa para la franquicia. Alexander dijo que McHale le ha dejado en claro que su intención es seguir a “largo plazo”.

“Pienso que Kevin ha hecho un gran trabajo y yo quiero que él se quede por mucho tiempo, aunque no veo ninguna razón para hacerlo ahora”, dice Alexander en referencia a una renegociación con el entrenador. “Kevin no se va a ir a ninguna parte, está a gusto aquí y no veo por qué se iría. Le dije que ha hecho un gran trabajo y cuando hablamos, él lo hace sobre el futuro del equipo”.