Quantcast
8:58 a.m., 10/31/2014 | 60°

Licencias de manejo para indocumentados en Texas


Un representante estatal busca que Texas otorgue esos permisos por el bien público

Álvaro Ortiz | 3/27/2013, 6 a.m.
Licencias de manejo para indocumentados en Texas
El chófer de camiones Salvador Gutiérrez, de El Salvador, preocupado en 2011 cuando el estado 
decidió revocar las licencias de manejo comerciales a inmigrantes con estatus temporal en EE.UU. | Eric Kayne

Roberto Alonzo (que representa el Distrito 104 en la Cámara de Representantes de Texas)

HOUSTON - Es una cuestión de “seguridad pública” y “sentido económico”.

Así define el representante estatal demócrata Roberto Alonzo su propuesta de que las autoridades de Texas den licencias de conducir a los indocumentados dado que en el estado hay aproximadamente dos millones de personas que conducen sin permiso, según varios estudios.

Alonzo, que representa al distrito 104 en la Cámara de Representantes, comprendido en Dallas, presentó un proyecto, HB3206, que pretende revertir una ley estatal aprobada en 2011 según la cual es obligatorio demostrar un estado inmigratorio legal para poder solicitar una licencia de conducir o para renovarla.

photo

El representante estatal Roberto Alonzo.

Para el representante, que se basa en los análisis realizados por la Universidad de Texas y la Universidad de Houston, así como por el grupo Perryman, una organización especializada en estudios socioeconómicos con sede en Waco (Texas), si los indocumentados tuvieran la oportunidad de conseguir licencias de manejo mediante una nueva ley, también tendrían que prepararse para el examen, con lo que conocerían mejor las normas de tráfico.

Además, según Alonzo, al tener una licencia, estas personas podrían asegurar sus vehículos, con lo que en caso de accidente, podrían hacer frente a las consecuencias e incluso ayudar a otros en caso de que fuera necesario en lugar de huir por miedo a ser detenidos lo que, dice el representante, es lo que sucede con frecuencia.

“...Debemos hacer lo correcto, tanto a nivel nacional como estatal, y en Texas lo correcto es dar a los individuos una licencia de conducir”, señala el representante.

“Creo que es lo correcto en cuanto a la seguridad (en el tráfico) y en cuanto a la actividad comercial y económica”, indica.

Otro argumento de Alonzo es que la carencia de licencia de conducir puede perjudicar a las compañías.

Repercusiones

Por ejemplo, dice, está el caso de una empresa que contrate a personas que no puedan renovar su licencia por su estado inmigratorio. Según Alonzo, si esa persona sigue trabajando en la compañía y tiene un accidente, la aseguradora puede negarse a indemnizar a la empresa lo cual, según el político, pondría a la compañía “en riesgo”.

Para solventar problemas como la falta de identificación estadounidense de los indocumentados, el proyecto de Alonzo propone que el Departamento de Seguridad Pública (DPS, por sus siglas e inglés), que emite las licencias de conducir, acepte “documentos consulares” como prueba de identificación.

Y aunque el proyecto no inspira optimismo en Austin, el representante cree que cuenta con un apoyo fundamental: el de la clase empresarial.

Apoyo empresarial

“Esta vez, más que en los últimos 10 años, los empresarios apoyan este proyecto de ley”, asegura Alonzo.

El representante hace referencia a intentos pasados de crear legislación para que los indocumentados pudieran tener licencias de conducir.

El primero se remonta a 2001. Ese año, tanto la Cámara de Representantes como el Senado estatales aprobaron un proyecto con ese propósito, presentado por el representante demócrata Miguel Wise.

Sin embargo, el gobernador Rick Perry lo vetó y, por tanto, nunca entró en vigor como ley.