Quantcast
1:46 p.m., 9/2/2014 | 93°

Aparato estatal altamente politizado en Venezuela


JACK CHANG /AP | 3/26/2013, 5:44 p.m.
Aparato estatal altamente politizado en Venezuela
Visitantes al Museo Militar de Caracas se topan con numerosos retratos de Hugo Chávez el 20 de marzo del 2013. Las dependencias estatales e incluso las fuerzas militares fueron altamente politizadas durante el gobierno de Chávez. (AP Photo/Ariana Cubillos, File) |

CARACAS, Venezuela - Un mar de personas con camisetas rojas y amarillas desfilaron por la principal avenida de la capital, paralizando el tráfico mientras cámaras de televisión registraban cada momento. La multitud había salido a la calle para expresar su apoyo al finado presidente Hugo Chávez y a su sucesor Nicolás Maduro, pero no se trataba de estudiantes ni de activistas comunitarios.

La marcha había sido impulsada por la compañía estatal de telecomunicaciones CANTV y los cientos de manifestantes eran empleados de la empresa que se dirigían al palacio presidencial a "entregar" los dividendos del 2012 de la firma a Maduro, el líder interino y candidato del oficialismo a reemplazar a Chávez.

"Queremos que este proyecto político continúe", dijo la supervisora de atención al consumidor Maya León. "Aquí somos todos chavistas".

Ex empleados del estado y expertos dijeron que la marcha del lunes fue un ejemplo de algo que se viene gestando desde hace una década. Chávez transformó la enorme burocracia estatal de Venezuela en un verdadero brazo político del gobierno, en el que la lealtad partidaria pesa más que la competencia técnica a la hora de contratar gente y en el que los ministerios aportan empleados civiles a los actos electorales.

Empresas estatales como la productora de petróleo PDVSA y la que administra el tren subterráneo de Caracas eran conocidas en una época por su profesionalismo. En años recientes, muchas de esas compañías han sufrido un deterioro en sus servicios y una reducción en sus ingresos porque cuadros políticos, no personal especializado, pasaron a ocupar cargos clave en campos que van desde la exploración petrolífera hasta al tránsito masivo.

Agrupaciones sin fines de lucro dicen que la misma politización ha afectado severamente los esfuerzos por resolver los problemas de prisiones donde impera la violencia y por reducir una de las tasas de homicidios más altas del mundo, pues el gobierno se niega a trabajar con gobernadores o alcaldes de la oposición en torno a planes de seguridad pública.

Vicente González de la Vega, profesor de derecho de la Universidad Central de Venezuela, dice que recuerda cuando la red de trenes subterráneos de la capital, de casi 60 kilómetros (37 millas), era considerada la más moderna de América Latina y era estudiada por ingenieros de todo el mundo. Hasta que comenzaron los apagones y las demoras, a medida que Chávez comenzaba a desconfiar de la empresa estatal autónoma que administraba el sistema de transporte. Se suspendió la construcción de nuevas estaciones y la instalación de rieles, a pesar de que aumentaba la cantidad de usuarios.

Las tensiones estallaron en el 2010, cuando pasajeros furiosos con el sistema tomaron el control de un tren, en un incidente que generó la detención de 33 personas.

"Antes decíamos que había dos ciudades, una arriba y otra abajo que era más decente y más eficiente", declaró De La Vega. "Pero se volvió una sola ciudad hiperpolitizada. Y estamos viendo los efectos".

Para los partidarios de Chávez, la politización es consecuencia de que la gente ha tomado conciencia de clase en una burocracia estatal que emplea a una décima parte de la fuerza laboral venezolana. Niegan que esté afectando los servicios o la productividad.