Quantcast
5:32 a.m., 11/27/2014 | 44°

Presta atención a los problemas circulatorios


HÉCTOR PINA | 3/22/2013, 8:12 p.m.
Presta atención a los problemas circulatorios
Los pies son uno de los órganos más afectados por los problemas circulatorios. | Fotolia

Si sueles experimentar calambres musculares, entumecimiento en las extremidades, frialdad en los pies y las manos, así como picazón sin motivo aparente o se te hacen moretones con facilidad, tal vez sea el momento de consultar a tu médicos porque puedes tener problemas circulatorios.

Cuando nos hablan de la circulación solemos pensar en la sangre casi de forma automática. Pero se trata de una función muy importante, ya que esa sangre es la encargada de llevar nutrientes y oxígeno a nuestra células y llevarse los desechos hacia otros órganos del cuerpo que se encargan de su eliminación.

Asimismo, la circulación ayuda a regular la temperatura de nuestro cuerpo y contribuye a la armonía del organismo. De hecho, como debes saber, sin la sangre no circula por nuestros vasos sanguíneos no podemos vivir. De ahí la importancia que no te descuides cuando hay señales de mala circulación.

La circulación está estrechamente vinculada a nuestra salud general. Hay estilos de vida y enfermedades que pueden contribuir a una circulación deficiente, como el sedentarismo, la obesidad, la diabetes, la artritis y el tabaquismo, por sólo mencionar unos pocos.

Indicadores de mala circulación

Aparte de los síntomas mencionados en el primer párrafo, muchos de los problemas circulatorios tienden a reflejarse en las piernas. Por ejemplo, si notas que de pronto aparecen machas azulosas o negruzcas, con tonos amarillo pálido, sin haberte dado golpes, eso puede ser señal de que la sangre no fluye con facilidad en esa zona.

Otro signo puede ser que tus heridas demoran en cicatrizar más tiempo de lo debido.

Asimismo, la mala circulación puede producir sensaciones extrañas, como un hormigueo o pinchazos diminutos. “A veces me parece que me encajan cientos de alfileres a la misma vez en las piernas y los pies”, me dijo hace unos días un amigo que tiene problemas circulatorios.

Hay personas que cuando caminan distancias cortas, hacen ejercicios ligeros o están de pie por poco tiempo sienten dolor en las piernas. Eso también puede indicar una mala circulación de la sangre.

¿Qué puedes hacer?

Aparte de ir al médico para que investigue las causas de tu problema circulatorio, un estilo de vida saludable es la mejor manera de mantener tu circulación en buenas condiciones. Por ejemplo, tener alta la concentración de colesterol y triglicéridos en la sangre puede ocluir tus venas y causar hipertensión sanguínea.

La actividad física regular también es muy importante. Si por alguna razón te cuesta trabajo caminar, trata de conseguir unos pedales para hacer ese ejercicio mientras estás sentada. Esfuérzate por repetir esa práctica al menos 30 minutos todos los días. Verás que poco a poco empiezas a sentirte mejor.

Si no tienes problemas para caminar, debes tratar de hacerlo todos los días, si no es alrededor de tu barrio, mira a ver si puedes inscribirte en un gimnasio.

La natación es excelente, incluso si no sabes nadar trata de mover las piernas vigorosamente bajo el agua de una piscina.

Asimismo, hay otras cosas que puedes hacer por tu cuenta para mejorar la circulación. Por ejemplo, expertos aconsejan que se debe beber abundante agua para estar hidratados, entre seis y ocho vasos diarios. No obstante, consulta con tu médico antes de hacerlo.