Quantcast
8:49 a.m., 4/24/2014 | 71°

Opinión: Barça, fiel a su estilo y con otra actitud

Bajo la lupa

GERMÁN FERNÁNDEZ-MOORES | 3/13/2013, 5:27 p.m.
Opinión: Barça, fiel a su estilo y con otra actitud
Lionel Messi | Manu Fernández

Después de la histórica goleada que el Barcelona le propinó el martes al AC Milan por 4-0, el director técnico interino del equipo catalán, Jordi Roura, explicó la razón de los dos cambios tácticos que dispuso en su alineación para ir en busca de la hazaña.

Por un lado, dijo, el ingreso de David Villa, por Cesc Fábregas, jugando más de punta en el ataque obligaría a los zagueros rivales a quedarse más estáticos. Y eso abriría espacios para Lionel Messi.

El otro, el ingreso de Javier Mascherano por Carles Puyol en la zaga, le brindaba más velocidad para reaccionar ante eventuales contrataques y mejor control del balón para salir por las bandas.

Sin embargo, los hechos demostraron que poco tuvieron que ver esas modificaciones en comparación a un cambio mucho más importante: la actitud.

Ése fue el factor clave que le permitió al Barcelona avanzar a las semifinales de la Liga de Campeones al dar vuelta la serie tras el baldazo de agua fría que recibió con el 0-2 en el partido de ida en Milán y, además, recuperarse también anímicamente de las recientes derrotas que sufrió ante el Real Madrid.

De hecho, cuando Messi mostró el rumbo al abrir el marcador a los cinco minutos no necesitó que nadie le abriera espacios al frente del ataque ya que remató prodigiosamente rodeado de cinco, sí leyó bien, cinco rivales.

Cuando minutos después marcó el segundo, lo hizo también con la marca encima tras recibir una buena pelota recuperada por Andrés Iniesta, otro que, al igual que Messi, mostró un cambio de actitud notable.

Pero en la jugada previa a ese segundo gol, la historia pudo haber cambiado cuando justamente un error de Mascherano, quien perdió en un contrataque y en velocidad, casi resulta fatal cuando uno de los postes evitó que el balón terminara al fondo de la red.

En realidad, el partido en sí, en lo táctico mostró lo mismo que la ida: Barcelona controló el balón con su juego de toque y rotación, y el AC Milan, que no tuvo verguenza en salir a defenderse en casa, otra vez, atrincherado en busca de alguna oportunidad al contragolpe.

Esta vez se impuso la creatividad, el fútbol ofensivo, sobre la especulación y la seguridad defensiva.

Hay muchas tácticas que se pueden aplicar en el fútbol, y una quizás sea más efectiva que otra, o no, pero la lógica indica que cuando más uno tiene el balón y más ataca, más posibilidades tendrá de anotar goles. Barcelona sólo fue fiel a su estilo y, además, cambió la actitud.