Quantcast
9:48 p.m., 12/19/2014 | 54°

Por cuenta propia fervientes chavistas dicen adios


VIVIAN SEQUERA /AP | 3/7/2013, 10:46 a.m.
Por cuenta propia fervientes chavistas dicen adios
En esta foto difundida por la oficina de prensa de la presidencia venezolana, la presidente argentina Cristina Fernández, izquierda, el presidente interino venezolano Nicolás Maduro, 2do de la izquierda, el uruguayo José Mujica, 3ro de la izquierda, el boliviano Evo Morales, 4to de la izquierda, y la esposa de Mujica, senadora Lucía Topolansky junto al ataúd del difunto presidente Hugo Chávez en la academia militar de Fuerte Tiuna, Caracas, Venezuela, miércoles 6 de marzo de 2013. El funeral de Chávez está previsto para el viernes. | Mirflores/AP

CARACAS, VENEZUELA - Cientos de personas permanecían en fila y avanzaban el jueves lentamente para dar su último adiós al mandatario Hugo Chávez, cuyos restos son velados en la Academia Militar de Caracas.

Aunque oficialmente no se ha indicado dónde será sepultado el mandatario, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo en un mensaje de Twitter el miércoles por la noche que se sumaba a los simpatizantes de Chávez que quería que sus restos fueran depositados en el Panteón Nacional, un edificio del centro de la ciudad, donde también están los de Simón Bolívar, prócer de la independencia venezolana

"Me sumo a la mayoría del pueblo venezolano q pide a nuestro Comandante en el Panteón Nacional, desde la AN haremos todo para q así sea", tuiteó Cabello.

El paso de simpatizantes de Chávez frente a su ataúd comenzó el miércoles por la noche y se extendió toda la noche y seguía esta mañana.

"Estoy muy dolida, con el corazón muy triste porque se fue el padre de nuestra patria", dijo Yudeth Hurtado, de 46 años. "Esperé 10 horas para verlo, pero (estoy) muy feliz, orgullosa de haber visto a mi comandante, él está sembrado en nuestro corazón", agregó la mujer, quien dijo que llegó a la Academia a las siete de la noche del miércoles y consiguió pasar por el ataúd y salir por la madrugada del jueves.

El jefe de la guardia presidencial, general José Ornella, dijo a la AP que dentro del ataúd Chávez esta trajeado como militar.

En uniforme verde olivo y "le pusimos su banda tricolor, su medalla y su boina roja como él quería, y por supuesto el sable" militar, dijo Ornella a la salida de la Academia el miércoles por la noche.

Agustina Mesia viajó desde la ciudad central de Valencia por su propia cuenta y con un solo objetivo.

"Lo vi", dijo sonriente Mesia, de 61 años, una jubilada del sistema de metro de Valencia, a 150 kilómetros al suroeste de Caracas, tras salir el miércoles por la noche del velorio de Chávez.

"Ahora estoy más tranquila... lloré mucho, pero ahora que lo vi me quedo más tranquila, se ve lindo, como dormido", añadió tras abandonar el recinto de la Academia Militar, al oeste de Caracas, donde es velado el presidente, quien falleció el pasado 5 de marzo tras padecer dos años de cáncer.

Mesia, de pantalones de mezclilla, blusa y gorro de rojo intenso, tanto como el del maquillaje de sus labios, es una de las miles de personas que se desplazaron por su cuenta hasta Caracas desde ciudades como Valencia y Barquisimeto, en el oeste del país, en una movilización espontánea sin precedentes y para dar su último adiós a quien fue por 14 años su presidente.

La manifestación contrastó con otros eventos del pasado del propio Chávez, donde la bien aceitada "maquinaria" de su partido desplazaba a miles de simpatizantes en buses para que asistieran a actos o votaran en una elección.

Pero esto fue diferente.

El cortejo fúnebre callejero que llevó los restos de Chávez hasta la Academia fue "la expresión legítima por la desaparición de una figura con la que se sienten profundamente identificados" muchos venezolanos, dijo en diálogo telefónico el miércoles la historiadora, Inés Quintero.