Quantcast
7:50 a.m., 10/31/2014 | 59°

Demócratas, decididos a recuperar Texas


Con una nueva organización, los demócratas buscan el apoyo de mujeres y latinos para arrebatarle el control del estado a los republicanos

Richard S. Dunham | 3/3/2013, 6 a.m.
Demócratas, decididos a recuperar Texas
El Partido Demócrata tiene una nueva estrategia para sustituir a los republicanos en el timón político de Texas. | Melissa Phillip

WASHINGTON, D.C. — Para el gobernador Rick Perry, la idea de que Texas pueda elegir otra vez a un demócrata en una contienda política estatal es simplemente absurda. “Es la quimera más grande que he escuchado”, dijo la semana pasada.

Los demócratas piensan de forma diferente y el martes lanzaron una nueva organización cuyo objetivo es hacer que la “quimera” de Perry se convierta en la peor pesadilla política para los republicanos.

La nueva organización demócrata, Battleground Texas (Texas, Campo de Batalla), fue creada para lograr que Texas sea un estado en el que haya más competencia política y que no se dé por hecho que esté dominado por el Partido Republicano.

Ningún candidato presidencial demócrata ha ganado Texas desde que Jimmy Carter obtuviera en 1976 una estrecha victoria en el estado.

Los republicanos, en cambio, no han perdido una contienda estatal desde 1994. El candidato presidencial republicano Mitt Romney ganó el año pasado en Texas con un cómodo margen de 16 puntos porcentuales.

Atención a las minorías

La estrategia demócrata es acercarse a las mujeres y movilizar a los hispanos, afroamericanos y otros votantes de las minorías que constituyen la mayoría de la población del estado, pero no de las personas inscritas para votar.

Battleground Texas sigue el modelo de reunir el apoyo de estos grupos, una exitosa estrategia que contribuyó a que el presidente Barack Obama ganara estados indecisos como Florida, Ohio, Virginia, Nevada y Colorado.

De hecho, esta nueva organización ha contratado a veteranos de esa estrategia como el director ejecutivo de la campaña presidencial 2012 en Ohio, Jenn Brown, y Christina Gómez, quien el año pasado fue estratega digital de la Comisión Nacional Demócrata.

Los demócratas están convencidos de que los cambios demográficos y las posturas de extrema derecha que han asumido destacados republicanos de Texas pueden hacer que el estado sea competitivo políticamente en un período de seis años.

Sin embargo, sus desafíos son considerables: entre los 10 estados con el mayor porcentaje de votantes hispanos, sólo Texas y Arizona votaron a favor de los republicanos en las elecciones de 2012.

“Con su tamaño y diversidad, en Texas las contiendas locales deberían ser muy reñidas y todo el que quisiera ser presidente tendría que encontrar competencia (en el estado)”, expresa Jeremy Bird, cofundador de 270 Strategies, una firma de asesoría demócrata que tiene oficinas en Washington, D.C. y Chicago. “Sabemos que parte del problema es que muy pocos texanos están participando en el proceso democrático”.

Como asesor de la organización, Bird dijo que su meta es “atraer a Texas a algunos de los mejores talentos y estrategias del mundo de la política para ayudar a ampliar el electorado, inscribiendo a más votantes y movilizando a los texanos ya inscritos que no se han hecho escuchar”.

Voto hispano

La participación electoral de los votantes hispanos en Texas ha estado históricamente por debajo del promedio nacional y es inferior a la concurrencia de los votantes anglos y los afroamericanos.

Battleground Texas tiene el objetivo de seguir el modelo de la campaña de Obama para incrementar la participación de los hispanos en Nevada, Colorado y Florida.