Quantcast
7:52 a.m., 11/24/2014 | 50°

Primera dama tranquila ante revuelo por los Óscar


DARLENE SUPERVILLE /AP | 3/1/2013, 4:46 p.m.
Primera dama tranquila ante revuelo por los Óscar
La primera dama Michelle Obama, en una pantalla, y el actor Jack Nicholson presentan el Oscar a la mejor película en la 85ª entrega de los Oscar en el Teatro Dolby el domingo 24 de febrero de 2013 en Los Angeles. | Chris Pizzello / AP

CHICAGO - Michelle Obama dice que "no es nada sorprendente" que su participación vía satélite en la ceremonia de los Oscar provocara una ola de comentarios a nivel nacional sobre si fue o no fue apropiada, luego que algunos críticos conservadores la acusaran de entrometerse egoístamente en la gala para robarse la atención.

La primera dama atribuyó el escándalo a un cambio cultural que han desatado las legiones de blogueros, tuiteros y otros que expresan su opinión sobre cualquier asunto en cualquier momento.

"¡Caray!, mi flequillo desató una debate nacional. Mis zapatos pueden detonar una conversación nacional. Así estamos ahora. Hay muchos comentarios", dijo la señora Obama más o menos en broma el jueves antes de participar en un evento público en su natal Chicago. "Es como si las charlas privadas en nuestras cocinas ahora están al alcance de todos, así que cualquier cosa es un diálogo nacional".

No era la primera vez que una primera dama participaba en los Oscar: en el 2002 Laura Bush apareció en la ceremonia en un video previamente grabado. La de la señora Obama fue una transmisión en vivo desde la Casa Blanca para anunciar el Oscar a la mejor película: "Argo".

Los estadounidenses suelen fascinarse con las primeras damas, criticado desde sus ropas y sus cabellos hasta los asuntos que apoyan y cómo educan a sus hijos. La señora Obama reconoció que ella y el presidente Barack Obama han despertado un interés aún mayor y a veces son quizás objeto de un escrutinio mayor como la primera familia de raza negra en la Casa Blanca y también como una pareja joven (ella cumplió 49 años el mes pasado y él tiene 51 años) con hijas pequeñas (Sasha, de 11 años, y Malia de 14).

La primera dama dijo que no se detiene a pensar en las críticas.

"Simplemente no pienso en esas cosas", dijo a los reporteros que la acompañaron a una gira por tres ciudades para celebrar el tercer aniversario de su campaña "Let's Move" contra la obesidad infantil.

Agregó que le sorprendió que la gente se fijara tanto en su nuevo corte de pelo, que estrenó en su cumpleaños el fin de semana antes de que su esposo sumiera su segundo periodo presidencial.

"Es sólo un corte de pelo", expresó.