Quantcast
5:23 p.m., 4/23/2014 | 82°

Gays latinos celebran por partida doble

Los matrimonios del mismo sexo tendrán derechos federales incluyendo el de inmigración

Olivia P. Tallet | 7/4/2013, 6 a.m.
Gays latinos celebran por partida doble
Fred Smith su pareja, Isaías Rivas Guzmán, de Texas, tras conocer el fallo de la Corte Suprema. | Mayra Beltrán

HOUSTON - La comunidad de homosexuales, bisexuales y transexuales latinos de Houston tiene razones para celebrar un fallo de la Corte Suprema de Justicia que muchos califican como histórico, el cual representa la obtención de derechos federales para parejas del mismo sexo, pero que, además, otorga ciertos beneficios inmigratorios, lo que incide directamente sobre los latinos.

El Supremo declaró el viernes pasado que la Sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés) es inconstitucional.

Dicha sección declaraba al matrimonio como una unión sólo entre un hombre y una mujer, de modo que la ley federal no reconocía a los matrimonios del mismo sexo que, de hecho, son aceptados en 13 estados del país, entre los cuales no se encuentra Texas.

Con el fallo, la Corte declaró inconstitucional ese aspecto de DOMA.

Lo que eso supone en la práctica es que los matrimonios entre personas del mismo sexo tienen derecho a recibir y a acceder a los mismos derechos federales que cualquier otro matrimonio, sin importar el estado donde vivan.

Las principales entidades relacionadas con beneficios federales que deben implementar el cambio en la ley son el Departamento de Impuestos (IRS, por sus siglas en inglés), la Administración del Seguro Social, y el Departamento de Seguridad Nacional, que rige las leyes de inmigración.

Todos tendrán que publicar en breve cómo cambia sus políticas después de esto.

photo

Foto de Brett Coomer

Rex Green-Frankenbach. izq., de madre mexicana, y su esposo, Ryan Frankenback, se casaron en Iowa pero residen en Houston porque es donde están las mejores oportunidades para ambos, en el sector farmacéutico

“Éste es un movimiento histórico para la comunidad GLBT”, dice, Rex Green-Frankenbach, hijo de mexicana y casado con Ryan Frankenback, con quien reside en Houston.

Green se refiere a la comunidad de homosexuales, hombres y mujeres, bisexuales y transexuales, que se agrupan bajo esas siglas.

La pareja se casó en 2012 en Iowa, donde los matrimonios homosexuales son legales.

Estatus inmigratorio

Un aspecto que hace que los latinos celebren por partida doble es la puerta que se abre para que los indocumentados casados con ciudadanos del mismo sexo puedan obtener estatus legal.

“Antes de esta decisión los ciudadanos no podían patrocinar a sus parejas del mismo sexo para asuntos de inmigración porque funciona bajo el gobierno federal que veía al matrimonio como de un hombre y una mujer”, explica el salvadoreño Guillermo López, miembro de la Mesa Directiva del Caucus Político de LGBT de Houston y estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad de Houston. “Conozco muchos hispanos que se van a beneficiar ahora”.

En EE.UU. existen 553,000 parejas del mismo sexo no casadas, y 349,000 que están casadas.

De todo ese conjunto de parejas, alrededor de un 10 por ciento es hispano, según cifras de 2012 de la Oficina del Censo.

Esa cifra aumenta considerablemente cuando se trata del conjunto de todos los adultos indocumentados en EE.UU. que son LGBT: un 71 por ciento es hispano.

Y entre los inmigrantes con visado o permiso de residencia, un 30 por ciento de la comunidad gay es latino, según el William Institute de la Universidad de California en Los Ángeles, dedicado a la investigación de leyes y políticas públicas sobre orientación sexual.