Quantcast
4:27 p.m., 4/24/2014 | 83°

El 67 por ciento de los republicanos de Texas apoya un enjuiciamiento político de Obama, según encuesta

RICHARD DUNHAM | 1/30/2013, 3:08 p.m.
El 67 por ciento de los republicanos de Texas apoya un enjuiciamiento político de Obama, según encuesta
El presidente Barack Obama da una conferencia de prensa en la Casa Blanca sobre el límite de la deuda, el lunes 14 de enero de 2013. | BRENDAN SMIALOWSKI / Getty Images

HOUSTON - En caso de que tuvieras alguna duda de que los republicanos de Texas fueran una casta diferente, presta atención a estas estadísticas:

Según un sondeo realizado por la firma Public Policy Polling, al 67 por ciento de los republicanos en Texas les gustaría que sometieran al presidente Barack Obama a un juicio político y lo destituyeran de su cargo.

Un funcionarios electo del Partido Republicano, el representante Steve Stockman, de Friendswood, ha insinuado el enjuiciamiento del presidente en su segundo mandato por sus medidas ejecutivas en contra de las armas.

Como en Texas hay tantos republicanos, el respaldo abrumador del Partido Republicano al enjuiciamiento del presidente se traduce en el 39 por ciento de los votantes texanos. No disponemos de cifras nacionales, pero suponemos que este proceso tenga un apoyo microscópico fuera del sur de la nación.

Los resultados del sondeo de Public Policy Polling ponen de relieve la profundidad de las divisiones en Texas. En general, el 47 por ciento de los texanos aprueba el trabajo presidencial de Obama, esto significa 10 puntos porcentuales menos que el resto del país.

La opinión pública está muy polarizada a nivel de partidos. El 95 por ciento de los demócratas aprueban la gestión del presidente, comparado con sólo el 10 por ciento de los republicanos.

En cuanto a los independientes, la única esperanza de los demócratas para recuperar en 2014 el terreno perdido en Texas, le dan al presidente Obama una aprobación del 49 por ciento.

Los republicanos no sólo detestan a Obama, también lo quieren fuera de la Casa Blanca.

Dos de cada tres republicanos quiere que Obama sea enjuiciado por la Cámara de Representantes y condenado por el Senado por delitos graves y menores.

Curiosamente, uno de cada ocho demócratas en Texas (el 12 por ciento) aprobaría el enjuiciamiento del mandatario.

A escala racial y étnica el estado también está muy polarizado. Sólo el 32 por ciento de las personas de raza blanca que no son de origen hispano aprueban lo que ha hecho Obama durante su presidencia, comparado con el 70 por ciento de los hispanos y el 84 por ciento de los afroamericanos.

Las personas mayores, los anglosajones de raza blanca y los hombres tienden a desaprobar la gestión de Obama y se inclinan a favor de un enjuiciamiento político.