Quantcast
2:04 a.m., 10/21/2014 | 64°

Debacle de Schaub se extiende al Pro Bowl


El jugador de los Texans tuvo un flojo desempeño en el Juego de las Estrellas

Jerome Solomon | 1/29/2013, 3:06 p.m.
Debacle de Schaub se extiende al Pro Bowl
El quarterback de los Texans, Matt Schaub (8), trata de lanzar un pase frente a Jared Allen (69) en Honolulu. | Eugene Tanner / AP

Pobre Matt Schaub.

Bueno, con lo de pobre ciertamente no me refiero a entender que el dinero es un problema en su vida. Trato de no meterme en los bolsillos de los deportistas tanto como sea posible, pero hay que admitir que esta temporada hizo por lo menos 22 millones de dólares, que es más del doble del dinero que ganaron en el mismo período Joe Flacco y Colin Kaepernick, los dos quarterbacks que se medirán el domingo en el Super Bowl.

Fuera de temporada la situación va a ser difícil para el mariscal de campo de los Texans.

Primero se quedó corto con Houston en su objetivo de evitar una eliminación en las finales divisionales de los playoffs de la NFL, y tuvo mucho que ver con una salida prematura debido al bajón que mostró en su juego al final de la temporada.

Y después su ejecución deficiente continuó incluso en el Pro Bowl, donde el domingo completó en Honolulu sólo 12 de 22 pases para sólo 113 yardas con dos intercepciones en un juego en el que la defensa prácticamente no está permitida.

Sólo cuando la multitud anti-Schaub había sido casi silenciada, cayó en desgracia esta temporada. Sólo cuando sus críticos ya parecían haber ventilado toda su bronca después de la derrota en Nueva Inglaterra ante los Patriots hace dos semanas, Schaub continuó su debacle en un juego sin sentido. Parecía un muchacho falto de confianza e impreciso con la pelota.

Gran parte de la previa la semana pasada se enfocó en que jugar el Pro Bowl no tiene sentido.

Como en una práctica

Muchos pensaban que al menos serviría para que el juego de Schaub se encendiera, como lo hizo cuando fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP) hace unos años. Después de todo, estamos hablando de una especie de práctica. No se trata de un verdadero partido competitivo.

Pero el juego de Schaub no se encendió precisamente. De hecho, fue terrible. Así que aquí vamos de nuevo: ¿Qué está pasando con Schaub?

Todavía puedo hacer esa pregunta porque aún no estoy en el círculo de los anti-Schaub.

Reconozco sus limitaciones, pero también sus puntos fuertes. Cualquier persona racional sabe que el Schaub que vimos en la última parte de la temporada no es el mismo jugador que guió a los Texans a varios triunfos en la primera parte de la campaña.

Y no alcanza con decir simplemente que no rinde cuando juega bajo presión. Eso es algo fácil basado en las emociones y no en los hechos.

Después de un descanso, va a ser una larga pretemporada para Schaub y el entrenador de los Texans, Gary Kubiak, mientras intentan averiguar realmente lo que pasó, y qué cambios pueden hacer para evitar que se repitan.

Dudas para el futuro

El domingo en Honolulu, la Conferencia Nacional (NFC) apabulló por 62-35 a la Conferencia Americana en un Pro Bowl que podría ser el último que realiza la liga.

Si habrá otro juego de estrellas de la NFL es algo que los directivos sopesarán en los próximos meses y que, dijeron, anunciarán en abril cuando se dé a conocer el calendario de la siguiente temporada.