Quantcast
10:36 a.m., 9/17/2014 | 82°

Acusan a dos policías de Houston en caso de contrabando de drogas


DANE SCHILLER | 1/29/2013, 11:33 a.m.
Acusan a dos policías de Houston en caso de contrabando de drogas
Emerson Canizales izq., y Michael Miceli enfrentan cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional después de alegaciones de que aceptaron sobornos por 2,000 dólares para proteger un cargamento de cocaína en la ciudad. | Fotos de Mayra Beltrán

HOUSTON — Dos policías de Houston enfrentan cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional después de alegaciones de que aceptaron sobornos por 2,000 dólares para proteger un cargamento de cocaína en la ciudad.

Emerson Cañizales, de 26 años y residente de Kingwood, y Michael Miceli, de 26 años y residente de Humble, han sido acusados de haber aceptado cada uno 1,000 dólares. Los dos oficiales fueron arrestados sin dificultades por efectivos del equipo especial SWAT de la policía de Houston durante el fin de semana cuando se reportaba para trabajar.

Estos agentes del Departamento de Policía de Houston, que se graduaron de la misma academia de policía en 2010, permanecieron el lunes uno al lado del otro en un tribunal federal durante una breve audiencia en la que se les leyeron sus derechos y se les notificaron los cargos vinculados a una conspiración para distribuir drogas.

A diferencia de otros presos que usaban el típico traje naranja del sistema penitenciario, Cañizales y Miceli aparecieron en corte con pantalones azules y camisas negras. Todo el tiempo mantuvieron los brazos a la espalda.

Fuentes, que no quisieron ser identificadas porque no están autorizadas a hablar sobre esto, dijeron que los dos agentes de la policía usaron un auto patrullero para escoltar el cargamento de cocaína mientras se desplazaba de una ciudad a otra. La idea era que si los narcotraficantes eran detenidos por la policía, estos agentes podrían intervenir.

Las autoridades no quisieron especificar qué fue lo que condujo al arresto de los dos policías ni cómo fueron capturados. Sin embargo, un comunicado del Charles McClelland, jefe del Departamento de Policía de Houston, indicó que fueron atrapados en una operación encubierta.

“Hemos estado trabajando en coordinación con autoridades federales en esta investigación”, expresó McClelland. “Y nos sentimos orgullosos de que nuestras medidas proactivas internas hayan resultado eficaces para resolver este tipo de alegaciones”.

Libertad bajo fianza

La magistrada federal Mary Milloy ordenó que se pusiera en libertad bajo fianza, de 50,000 dólares, a ambos policías y les advirtió que podrían encarar nuevos cargos si no obedecen las regulaciones de su libertad condicional.

Entre las regulaciones se contempla que no pueden tener contacto uno con el otro o con cualquier persona vinculada al caso ni tampoco pueden portar armas.

“No pueden tener armas, ni rifles, pistolas y otras armas de fuego como las ametralladoras AR-15”, advirtió Milloy.

La jueza rechazó la solicitud de la fiscalía de que los hombres portaran dispositivos de vigilancia electrónica y fueran confinados a arresto domiciliario.

Uno de los dos abogados defensores de Miceli, Guy Womack, dijo que tal vez su cliente ha sido acusado erróneamente.

“Todos los oficiales con los que hemos conversado se quedaron sorprendidos al saber que fue sorprendido en algo como esto”, dijo Womack. “Es un ser humano sobresaliente. Su esposa es maestra y tienen tres hijos. Dentro de dos meses tendrán el cuarto”.

Después de la audiencia, el fiscal federal adjunto Jim McAlister dijo que está de acuerdo con la libertad bajo fianza.

“Ponemos en libertad a la mayoría de los policías si no constituyen una amenaza (para la comunidad) y estos individuos no son una amenaza”, afirmó McAlister.

Una acusación dada a conocer el lunes alega que durante una conspiración que duró desde octubre hasta diciembre de 2012, los oficiales recibieron dinero a cambio de proteger un vehículo que transportaba cocaína.

Sus expedientes laborales, incluidos sus historiales disciplinarios, no estuvieron disponibles el lunes.

Investigación interna

Cañizales y Miceli han sido exonerados de sus deberes como policías, pero continuarán en la nómina de la ciudad en dependencia de que se concluya una investigación interna, según el Departamento de Policía de Houston.

“Nunca toleraremos la indisciplina criminal en cualquiera de nuestros empleados”, dijo McClelland.

Otros casos recientes vinculados a policías locales acusados por asuntos de drogas incluyen al ex oficial de la oficina del sheriff del Condado de Harris Richard Nutt Jr, quien será sentenciado el mes próximo después de declararse culpable de apropiarse de un cargamento de drogas.

Tomás Roque, agente de la reserva del Condado de Harris, fue arrestado a principios de mes y acusado de ayudar a narcotraficantes. Otros dos policías de Houston, Germán Ramos y Kendrick Ferguson, fueron acusados el año pasado de robar a narcotraficantes.