Quantcast
2:56 p.m., 10/21/2014 | 80°

En Houston, emisiones que pueden causar cáncer


Varias mediciones muestran que plantas recicladoras de metal podrían ser fuente de esa contaminación

Ingrid Lobet | 1/27/2013, 6 a.m.
En Houston, emisiones que pueden causar cáncer
Estos autos son triturados en la planta Derichebourg Recycling USA. La compañía ha invertido en un muro de aislamiento de sonido y filtración de aire para proteger al vecindario contiguo de Magnolia Park. | Nick de la Torre

HOUSTON - En la sala de la vivienda donde reside Luis Canales el suelo está agrietado. La grieta no se extiende por la masilla sino a través de las losas, una detrás de la otra, de un extremo de la habitación hasta el otro. Las baldosas han sido colocadas recientemente para sustituir el suelo anterior que también se agrietó y Canales desconoce la causa.

Canales tiende a culpar a una gran planta de reciclaje de metales que se encuentra próxima a su vecindario, Magnolia Park, una histórica zona hispana. Según dice, el ruido constante, las explosiones y el polvo corrosivo desgastan la pintura de su auto y de la verja.

“He perdido la pasión para embellecer esta casa. Ahora sólo quiero que mis hijos terminen la escuela”, dice Canales después de haber destinado alrededor de seis horas a la semana para llevar a cabo las reparaciones presuntamente vinculadas a la planta. Luego intentará venderla.

Humo rojizo

Canales no es el único residente con problemas. Las llamadas al 311, la línea telefónica de ayuda de la ciudad de Houston, ocurren desde temprano en las mañanas hasta la madrugada.

Son personas que se quejan de la presencia de un humo rojizo; otras hablan de un humo amarillo y también llaman para reportar ruido de explosiones o algún caso de un niño con dificultades para respirar.

Informes como esos (189 en los últimos cinco años) hicieron que expertos en analizar el aire de Houston descubrieran esta previamente desconocida y peligrosa fuente de contaminación ambiental, según indican entrevistas y documentos obtenidos por el Houston Chronicle.

El humo proviene del corte de metales con antorchas y de fuegos que surgen cuando los tanques de combustible de vehículos no son vaciados adecuadamente. Pueden ocurrir explosiones cuando los tanques de propano se introducen en las máquinas trituradoras.

“El ruido es increíble”, dice Ginny Norton, una hispana que vive en Magnolia Park y quien perdió a su esposo, Jim Norton, un jugador defensivo de los Houston Oilers, debido al cáncer.

“He vivido en California y la primera vez que lo oí pensé que se trataba de un terremoto. Este barrio era muy tranquilo. Ahora temo que me pase lo mismo que a él. Hay nubes de humo y polvo”, dice.

Las descripciones de ruidos estremecedores, paredes agrietadas y humo han sido lo suficientemente significativas como para que autoridades de la ciudad “dedicaran bastante tiempo a responder a las quejas”, según Arturo Blanco, jefe del Departamento de Control y Prevención de la Contaminación Ambiental en Houston.

Pruebas que se hicieron en los alrededores de cinco plantas procesadoras de metales en Houston hallaron cromo hexavalente o cromo VI, un químico que preocupa a los expertos en contaminación.

“La gente se quejaba de humo, pero resultó que se trataba de metales carcinógenos”, precisa Loren Raun, especialista en estadísticas ambientales de la Universidad de Rice. “Y sólo los detectamos en los alrededores de esos centros, no en otros lugares donde hicimos pruebas, ni siquiera en zonas industriales de la ciudad”.

El cromo hexavalente puede penetrar en los pulmones a través de la respiración. Sus partículas más grandes se acumulan en los tubos bronquiales, mientras que las más pequeñas atraviesan la membrana celular y se adentran en las células donde dañan su ADN, que es la base principal de las instrucciones corporales. Como consecuencia, en las células se desarrollan tumores debido a instrucciones erróneas en cuanto a la formación y multiplicación celular.