Quantcast
8:51 p.m., 11/21/2014 | 64°

Opinión: Entre los chicos ya no mandan los grandes


Bajo la lupa

GERMÁN FERNÁNDEZ-MOORES | 1/24/2013, 10:37 a.m.
Opinión: Entre los chicos ya no mandan los grandes
Los jugadores de la selección argentina sub-20 se retiran de la cancha tras derrotar a Colombia en Mendoza, en su último partido de la fase de grupos del torneo sudamericano de la categoría, triunfo que no les alcanzó para avanzar a la etapa final. | Marcos García

El torneo sudamericano sub-20 clasificatorio para el Mundial juvenil de este año en Turquía, que fue sacudido primero por la eliminación de las potencias y luego por una grave denuncia de la delegación ecuatoriana, marcará un antes y un después en el fútbol de esa región.

Por primera vez en la historia, Brasil y Argentina, las dos mayores potencias de esa zona y referentes del fútbol a nivel mundial, fueron eliminados juntos en la primera ronda. Sí, leyó bien: será un Mundial sin los clásicos rivales sudamericanos, que además son los países más ganadores a nivel juvenil.

En el caso de los argentinos se trató de una verdadera humillación ya que fueron marginados prematuramente a pesar de ser los anfitriones.

Entre dos grupos de cinco equipos cada uno, los argentinos terminaron penúltimos en el suyo y los brasileños fueron últimos en el otro. Los tres primeros de cada grupo avanzaron a la fase decisiva, que lidera Colombia (con seis puntos), seguido de Paraguay (4), Chile (3), Uruguay (3), Perú (1) y Ecuador (0) luego de la segunda jornada. Los cuatro primeros clasifican para el Mundial de la categoría en Turquía.

Además de las sorpresivas eliminaciones de los supuestos favoritos, el torneo también fue sacudido por una denuncia de los dirigentes ecuatorianos, que aseguran que un jugador que presentó la selección peruana nació hace 25 años en Ecuador.

La CONMEBOL indicó el miércoles que está investigando el caso del jugador Max Barrios, quien regresó a Lima para “explicar su situación ante la Federación Peruana de Fútbol”, según dijo el portavoz de la entidad rectora del balompié sudamericano, Néstor Benítez.

Paso en falso

Argentina y Brasil empezaron el torneo, que se disputa en las ciudades andinas de Mendoza y San Juan, con resultados adversos y quizás la presión que fue en aumento luego de cada jornada terminó por perjudicar a chicos que en algunos casos todavía no están acostumbrados a lidiar con los sinsabores que a veces conlleva el profesionalismo.

Sin embargo, la mayor equivocación de los locales quizás no corrió por cuenta de los más chicos y estuvo a cargo de un adulto y experimentado profesional, su director técnico y ex mediocampista Marcelo Trobbiani, quien abrió la boca antes del debut anticipando un estilo ofensivo, con tantas figuras, que, según dijo, tenía problemas para decidirse por los titulares frente a tanto talento.

“Nos creíamos el Barcelona y después no podíamos ganar un partido”, dijo, decepcionado, el delantero Juan Manuel Iturbe, apodado hace unos años como el Messi paraguayo por la habilidad con el balón que tiene desde pequeño este hijo de inmigrantes paraguayos nacido en Argentina.

Iturbe, quien en estos días trataba de arreglar su pase a River Plate desde el Porto de Portugal, fracasó. Como ocurrió con sus compañeros. Y con el DT.

Lo importante es que todavía son jugadores jóvenes y tienen tiempo de aprender de esta lección. En el fútbol internacional ya no se gana más sólo con la camiseta, por más grande que ésta sea.

Quien repetía una y otra vez eso fue Carlos Bilardo, el técnico campeón del mundo con Argentina en México 1986. Un obsesionado del fútbol, dirigió a Trobbiani en el club Estudiantes de La Plata y en la selección de su país. Al parecer, el discípulo se olvidó una de las lecciones más importantes de su maestro.

Germán Fernández-Moores es el editor de Deportes de La Voz gf.moores@chron.com
 Sigue a GFM en twitter: @GermanFMoores