Quantcast
5:09 p.m., 7/23/2014 | 95°

Grupo rebelde en Malí se resquebraja


RUKMINI CALLIMACHI /AP | 1/24/2013, 3:36 p.m.
Grupo rebelde en Malí se resquebraja
Un niño que huyó del norte de Malí después de la llegada de extremistas islámicos, en un campamento para desplazados en Sevare, Malí, el miércoles 23 de enero de 2013. | Thibault Camus/AP

San, Malí - Una facción del grupo rebelde Ansar Dine decidió separarse y crear un movimiento propio con la intención de negociar una solución a la crisis en Malí y tal vez hasta luchar contra sus antiguos camaradas.

La campaña militar francesa que comenzó hace dos semanas para salvar al gobierno interino maliense del avance de los extremistas islámicos sacudió el panorama y puso los reflectores internacionales sobre la antigua colonia de Francia.

Tres grupos vinculados a al-Qaida han controlado por meses el extenso norte de Malí, aprovechando el caos que siguió a un golpe de Estado en la capital Bamako en marzo. Pero en una señal de división, el ex dirigente de Ansar Dine, Alghabass Ag Intalla, dijo el jueves a The Associated Press que él y sus hombres se escindirán del grupo "para poder controlar nuestro propio destino".

"No somos AQIM ni MUJAO", declaró sobre los otros grupos, al-Qaida en el Magreb Islámico y el Movimiento para la Unidad y la Yihad en el Africa Occidental. "Somos un grupo de gente del norte de Malí que ha manifestado reclamos que datan de por lo menos hace 50 años".

En una declaración divulgada el jueves por la radio francesa RFI, Intalla dijo que la nueva entidad será llamada Movimiento Islámico para el Azawad (un término tuareg para referirse al norte de Malí). Intalla afirmó que el nuevo grupo desea una "solución negociada" y que sus hombres están dispuestos a combatir al Ansar Dine.

"No somos terroristas. Estamos dispuestos a negociar", aseguró el ex líder islámico a la AP.

Al año pasado, Ansar Dine negoció con representantes del gobierno maliense en el vecino Burkina Faso y uno de los puntos destacados fue un desacuerdo sobre si debía aplicarse la ley maliense o la sharia islámica. Bajo la sharia, los extremistas islámicos realizan ejecuciones, amputaciones y azotes en público, por ejemplo si las mujeres traen cigarrillos o salen a la calle sin cubrirse la cabeza.

Intalla sugirió una nueva flexibilidad al decir que la "sharia es nuestra religión, no podemos renunciar a ella. Pero cualquier cosa que cause problemas dentro de ella, estamos dispuestos a revisarlo".