Quantcast
7:33 p.m., 8/30/2014 | 84°

Opinión: En videojuegos y armas, estoy en desacuerdo con Perry


WILLIE JEFFERSON | 1/21/2013, 12:43 p.m.
Opinión: En videojuegos y armas, estoy en desacuerdo con Perry
El gobernador de Texas, Rick Perry en Austin, Texas. | Eric Gay / AP

HOUSTON - Después de varias reuniones en las últimas semanas, la comisión para el control de las armas del vicepresidente Joe Biden, organizada después del tiroteo masivo en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, hizo sus recomendaciones al presidente Barack Obama.

El mandatario anunció la semana pasada varias órdenes ejecutivas con respecto a las armas de fuego y está ejerciendo presión sobre el Congreso para que apruebe más regulaciones al respecto. Y como era de esperar, los conservadores y partidarios de las armas están expresando sus inquietudes y le echan la culpa a todo menos a las armas.

Lamentablemente, Texas tiene razón en medio de tanta desinformación y nuestro gobernador ha criticado el anuncio presidencial.

Esto dice la página web del gobernador Perry:

“La comisión del vicepresidente fue nombrada en respuesta a la tragedia de Newtown, pero muy pocas de sus recomendaciones tienen relación con lo que pasó allí”.

“Las pistolas necesitan un dedo que apriete el gatillo. El joven que hizo eso en Newtown estaba claramente obsesionado por los demonios y ninguna ley contra las armas podría haber salvado a los niños de la escuela primaria Sandy Hook de ese terror”.

“El diablo ronda por el mundo, aparece en nuestras películas, en nuestros videojuegos y las fascinaciones cibernéticas para abrirse camino en las mentes y corazones vulnerables. Como seres libres debemos ser capaces de escoger el tipo de personas que queremos ser. Las leyes, el único reducto de laicismo, no serán suficiente. Volvamos todos a nuestros centros de culto e invoquemos ayuda. Por encima de todo, oremos por nuestros niños”.

“De hecho, lo acumulado por la izquierda política y sus grupos en los medios de prensa para utilizar la masacre de niños pequeños con el propósito de hacer avanzar una agenda política pre-existente que no habría salvado la vida de esos chicos, es algo que me disgusta personalmente. La segunda enmienda de la Constitución es un derecho básico de las gente libre y no puede ser ni será modificada por el poder ejecutivo de éste o cualquier otro presidente”.

Mi postura: ¿de veras?

Como periodista no voy a atacar su declaración desorientada. Responderé a su ignorancia como jugador. También responderé desde un punto de vista familiar, como cristiano.

Aquí está mi problema con su propuesta: el gobernador Perry dice que tiene una “conexión” con Jesucristo. Hace tiempo “oró” en el evento de respuesta en Houston. Al comienzo, exhortó a los fieles a orar por la lluvia debido a los incendios y la sequía que azotaban a Texas como una de las plagas en el Libro de Éxodo. Y, al igual que en su candidatura presidencial, fracasó rotundamente.

Jesucristo tuvo éxito porque hacía lo que predicaba. Oraba y obtenía resultados, a veces instantáneos. Cualquiera que crea en Jesucristo tiene el mismo poder, en base a lo que El mismo dijo: “De cierto, de cierto os digo que el que en mí cree, en las obras que yo hago, él las hará también y aún mayores, porque yo voy hacia el Padre” (Juan 14:12).