Quantcast
3:08 a.m., 4/25/2014 | 68°

La dura cruzada de Obama: la violencia de las armas

El presidente presentó un plan al Congreso y firmó órdenes ejecutivas

Ap / THE NEW YORK TIMES | 1/19/2013, 6 a.m.
La dura cruzada de Obama: la violencia de las armas
El presidente Barack Obama, acompañado del vicepresidente Joe Biden (izq.) y de niños que le escribieron sobre la violencia de las armas, firma órdenes ejecutivas para enfrentarla. | Eric Gay / AP

WASHINGTON, D.C. — El presidente Barack Obama emprendió esta semana una nueva batalla al revelar las propuestas más radicales en dos décadas para frenar la violencia con las armas.

El presidente busca presionar al reacio Congreso para que apruebe someter a quienes compran armas a verificaciones universales de antecedentes.

También quiere que el Congreso prohíba las armas de asalto de estilo militar con gran capacidad para cargar balas, como las utilizadas en la masacre de diciembre en la escuela primaria de Newtown, Connecticut.

Sin embargo, sin esperar por el Congreso, Obama utilizó sus poderes presidenciales para emitir 23 órdenes ejecutivas que no necesitan aprobación legislativa.

Las medidas incluyen que las agencias federales faciliten más información para llevar a cabo verificaciones de antecedentes, así como el nombramiento de un director para el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, y hacer que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades realicen investigaciones sobre la violencia con las armas.

El costo de las propuestas sería de 500 millones de dólares, según funcionarios del gobierno.

“Para establecer una diferencia real y perdurable, el Congreso tiene que actuar”, afirmó el mandatario. “El Congreso tiene que actuar con rapidez”.

Obama estaba rodeado por niños que le escribieron cartas sobre la violencia asociada con las armas en las semanas que siguieron al tiroteo en Newtown. Familiares de los 20 niños que murieron, así como de sobrevivientes, se encontraban también en la audiencia junto a policías y miembros del Congreso.

Propuestas de Biden

El presidente basó su plan en recomendaciones de un grupo gubernamental dirigido por el vicepresidente Joe Biden. Su plan constituye el esfuerzo más integral para resolver el problema de la violencia armada desde que en 1994 el Congreso prohibió las armas de asalto de estilo militar. Pero esa prohibición caducó en 2004 y Obama quiere que los legisladores la reinstauren y la amplíen.

En su esfuerzo por llevar el impulso para resolver el problema de la violencia con las armas más allá del tiroteo en Newtown, el presidente indicó que más de 900 estadounidenses han muerto debido a las armas desde que se produjo la masacre. “Cada día que esperamos, el número sigue creciendo”, afirmó.

Entre las medidas que Obama quiere que el Congreso analice están limitar los cartuchos de alta capacidad de balas y exigir verificaciones de antecedentes para todos los que compren armas en un intento por solucionar los llamados “fallos en las ferias de armas”, que permiten a la gente comprar armamento en dichas exhibiciones y en Internet sin someterse a investigaciones de antecedentes.

Asimismo, Obama quiere conseguir la confirmación de B. Todd Jones, quien ha sido director interino del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos desde 2011.

Violencia al alcance

El plan del presidente no presta mucha atención a las imágenes violentas en los videojuegos, películas y otros materiales de entretenimiento, aunque pide a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades que estudien el impacto de todo eso en la violencia armada. Algunos legisladores a favor de las armas, dispuestos a enfrentar legislaciones más estrictas en este rubro, han insistido en que sólo harían eso a la par de recomendaciones para solucionar la violencia en el mundo del entretenimiento.