Quantcast
10:38 p.m., 10/31/2014 | 59°

El estado de Texas gasta casi un millón diario en adictos presos por crímenes leves


La mayoría de encarcelados es por posesión de drogas

Olivia P. Tallet | 1/16/2013, 1:13 p.m.
El estado de Texas gasta casi un millón diario en adictos presos por crímenes leves
Un oficial de la Oficina del Sheriff de Harris, J.N. Sáenz, en una de las cárceles del condado. | Melissa Phillip

HOUSTON - La forma en que el sistema judicial de Texas encausa a muchos de los adictos a las drogas que detiene lleva a que estas personas terminen en las cárceles por crímenes menores, con un costo muy por encima de 700,000 dólares diarios para los contribuyentes, según un estudio reciente que incluye cifras hasta el 2010.

El informe, realizado por la Texas Criminal Justice Coalition (Coalición de la Justicia Criminal de Texas, o TCJC por sus siglas en inglés), indica que cerca de un 90 por ciento de todos los arrestados en este estado por delitos relacionados con drogas está en la cárcel por tenencia de sustancias.

“Hemos identificado que unas 15,000 personas están en las prisiones (de Texas) nada más que por posesión de drogas y no por la venta o distribución”, dice Ana Yáñez-Correa, directora ejecutiva de la organización, dedicada a la investigación sobre políticas del sistema de justicia criminal.

El delito de posesión de drogas es menor en comparación con la venta o distribución, y generalmente es el consumidor adicto, y no el vendedor que trafica el producto y saca un beneficio, el que lo comete.

Para Yáñez-Correa, es injustificado que Texas invierta una cantidad tan alta de dinero de los contribuyentes al mantener en las cárceles a personas que no son un riesgo para la seguridad pública.

“Lo que nos estamos dando cuenta es... que el costo de poner a las personas que sufren de adicción (en las cárceles) es increíble, por ofensas de bajo nivel que resultan de una batalla (personal) con el abuso de sustancias o de salud mental que no debe ser tratado con encarcelamiento, sino con tratamiento apropiado de salud”, explica la experta.

La American Society of Addiction Medicine (Sociedad Estadounidense de la Medicina de la Adicción), establece que “la adicción es una enfermedad primaria de los circuitos de recompensa, motivación y memoria del cerebro”, y no es simplemente, como se definía hace años, un problema de comportamiento o carácter.

Mientras, la cantidad de personas presas por delitos de posesión de drogas ha crecido un 32 por ciento en los últimos 10 años, al tiempo que los programas de recuperación de la adicción reciben cada vez menos dinero del estado, advierte Yáñez-Correa.

photo

Thomas B. Shea

Richard Youst, de LaPorte, Texas, pasó 10 días en una cárcel del Condado de Harris tras haber dado un falso positivo en consumo de drogas.

Alto porcentaje latino

El Departamento de Justicia Criminal de Texas, que lleva las estadísticas sobre la población presidiaria en el estado, no desglosa los casos de presos por delitos relacionados con drogas en relación con su origen racial o étnico.

Sin embargo, el reporte anual de 2012 llamado Tendencias del Abuso de Substancias en Texas, del Instituto de Investigación sobre la Adicción de la Universidad de Texas en Austin, ofrece algunas claves que describen la situación de las drogas entre hispanos en el estado.

Por ejemplo, entre todas las admisiones de adictos a la cocaína en los programas de rehabilitación financiados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas (DHHST, por sus siglas en inglés) en 2011, un 32 por ciento era hispano.

En consumo de marihuana, los hispanos representaron ese mismo año el 47 por ciento de todos los admitidos en estos programas, un porcentaje mucho mayor que que el 27 por ciento afroamericano y el 20 por ciento anglo.