Quantcast
10:11 a.m., 7/30/2014 | 80°

Venta de armas estilo Rambo en el suroeste de Houston


DANE SCHILLER | 1/15/2013, 1:24 p.m.
Venta de armas estilo Rambo en el suroeste de Houston
Cris Parsons, director general de la tienda de armas Houston Armory, en Stafford, muestra una ametralladora Browning M-2 que cuesta 75,000 dólares, el martes 8 de enero de 2013. | BRETT COOMER

HOUSTON — En una tienda fuertemente custodiada en el suroeste de Houston hay ametralladoras Ma Deuce de calibre .50 que se alinean unas al lado de otras y servirían para ser emplazadas en la cubierta de un barco de guerra o en la parte trasera de un camión.

Esas ametralladoras pueden disparar 1,200 balas por minuto y son capaces de derribar un avión. El precio de cada una es de 75,000 dólares.

Son parte de un arsenal de armas de clase 3 o “restringidas” que se venden legalmente en Houston Armory, una empresa que brinda servicios a la élite del mundo de las armas y se especializa en ametralladoras, silenciadores y otros tipos de armas que tienen que ser inscritas en oficinas del gobierno estadounidense.

A poca distancia hay una ametralladora M-60 en perfecto estado y similar a una de las que usaba el personaje Rambo para moverse por la selva. Asimismo, la tienda cuenta con una pistola Tommy, en muy buenas condiciones, como las que usaba Al Capone en su época.

En Texas hay alrededor de 28,690 ametralladoras inscritas por sus propietarios, según datos del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Esa cantidad incluye a miles de esas armas que se creen están posiblemente en el Condado de Harris y zonas aledañas en manos privadas, así como de empresas y departamentos de la policía.

Fusil de 150,000 dólares

Los aficionados, coleccionistas e inversionistas aprecian estas armas, ya que pueden adquirirlas y usarlas si están dispuestos a esperar y pagar lo que les piden. Un fusil automático de calibre 12 cuesta 150,000 dólares, que puede ser el precio de una casa o de un auto deportivo de lujo.

¿Qué haría una persona adinerada que respete la ley con un par de ametralladoras dignas de una fragata?

“Es un trofeo, una obra de arte. ¿No te gustaría tener la Mona Lisa?” dijo Cris Parsons, gerente general de Houston Armory. “Hay quienes disfrutan con tener cosas que otros no tienen”.

“Lo más probable es que el director ejecutivo de una gran empresa compre algo así”, agregó Parsons, quien ha disparado con esas armas y las imagina de adorno en el centro de un pabellón de caza.

A pesar de la incomodidad que algunos pueden sentir porque ciudadanos comunes posean armas que fueron creadas para soldados, funcionarios de la policía dicen que no pueden señalar un caso específico en que una ametralladora inscrita legalmente haya sido utilizada por un residente común para cometer delitos violentos.

Por ejemplo, las armas que se usaron en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut y en un cine de Aurora, Colorado, eran semiautomáticas inferiores que se pueden comprar con más facilidad en tiendas de enseres deportivos. Sin embargo, obtener una licencia para comprar una ametralladora demora alrededor de seis meses.

Control de armas

Larry Karson, profesor adjunto de justicia criminal en la Universidad de Houston en el downtown y ex agente federal, dijo que las regulaciones y la cultura que rodea a las armas automáticas son ejemplo de un control satisfactorio de las armas en cuanto a seguridad.