Quantcast
11:12 a.m., 4/23/2014 | 76°

Patriotas se vuelven a cruzar en camino de Ravens

En la NFL

EDDIE PELLS / AP | 1/15/2013, 1:21 p.m.
Patriotas se vuelven a cruzar en camino de Ravens
Tom Brady | Brett Coomer

DENVER, Colorado — Un partido será una revancha. El otro es como si lo fuera, al menos para uno de los equipos.

Por segundo año seguido, los Patriotas de Nueva Inglaterra recibirán a los Ravens de Baltimore en la final de la Conferencia Americana y decidirán cuál de los dos va al Super Bowl.

En la Conferencia Nacional, San Francisco visitará a Atlanta, donde la defensa de los Falcons procurará contener otro quarterback versátil, capaz de correr con el balón.

“Russell Wilson y Colin Kaepernick son quarterbacks movedizos, que pueden hacer pases con extremada precisión”, comentó al safety de los Falcons Thomas DeCoud. “Este partido puede servir para prepararnos para el de la semana que viene”, agregó el defensor luego de la victoria del domingo contra Wilson y los Seahawks.

En ese duelo, Seattle remontó una desventaja de 20 puntos y tomó la delantera, pero a la hora decisiva Matt Ryan encabezó un ataque que permitió a Matt Bryant anotar un gol de campo de 49 yardas con ocho segundos en el reloj.

Atlanta es el único de los cuatro que siguen en carrera que no estuvo en las finales de conferencia del año pasado. Ocupa el lugar de los Gigantes, que eliminaron a los 49ers y luego doblegaron a los Patriotas para coronarse campeones en el 2012. El equipo neoyorquino no se clasificó a los playoffs esta vez.

El sábado, Kaepernick generó 263 yardas en pases y 181 acarreando el balón --cifra récord para un quarterback en los playoffs-- y los 49ers vencieron 45-31 a los Packers de Green Bay.

“Estamos cada vez más cerca de donde queremos llegar”, comentó Kaepernick. San Francisco no juega un Super Bowl desde 1995, cuando de la mano de Steve Young se alzaron con su quinto trofeo Lombardi.

San Francisco arranca como favorito por tres puntos.

Su derrota en tiempo extra por 20-17 ante los Gigantes el año pasado fue parte de una jornada tensa en la que Nueva Inglaterra doblegó 23-20 a los Ravens.

En ese partido Billy Cundiff desaprovechó un gol de campo de 32 yardas que hubiese igualado el juego con 11 segundos por delante.

Esta temporada Justin Tucker le sacó el puesto de kicker a Cundiff y el sábado embocó un disparo de 47 yardas con el que los Ravens derrotaron a Denver 38-35 en un dos tiempos extras, prolongando al menos un partido más la carrera de Ray Lewis.

El defensor se retirará al finalizar la campaña y podría hacerlo en grande, con su segundo anillo de Super Bowl.

Para que ello suceda Lewis y los Ravens tendrán que frenar primero el ataque más potente de la NFL. Los Patriotas acumularon 457 yardas al vencer 41-28 a Houston y quedaron a un partido de su sexto Super Bowl desde el 2000.

“Creo que los dos mejores equipos llegaron a la final”, declaró el quarterback de Nueva Inglaterra Tom Brady. “Baltimore merece estar donde está y nosotros también”.

Estos dos equipos se midieron en la temporada regular y el partido lo decidió otro gol de campo, un disparo de 27 yardas de Tucker que dio a los Ravens un triunfo 31-10.

Si 49ers y Ravens ganan, en el Super Bowl jugarán dos equipos dirigidos por hermanos. Jim Harbaugh es el estratega de los 49ers y su hermano John el de los Ravens.