Quantcast
2:48 a.m., 11/24/2014 | 59°

Rescate de inmigrantes perdidos en la frontera


Un grupo que se dedica a buscar a inmigrantes que intentan cruzar se expande a Texas e instala operaciones en Houston

Álvaro Ortiz | 1/13/2013, 6 a.m.
Rescate de inmigrantes perdidos en la frontera
Alejandro García, que reside en Houston, pidió a Los Ángeles del Desierto que buscaran a su hermano Aldo en junio pasado cuando intentaba cruzar por McAllen. Nunca lo encontraron. | James Nielsen

HOUSTON - Los Ángeles del Desierto, un grupo creado en California que durante los últimos 15 años se ha especializado en buscar y rescatar a inmigrantes indocumentados perdidos en la frontera entre México y Estados Unidos, está a punto de establecerse también en Texas.

Rafael Larraenza, fundador y director de Los Ángeles del Desierto

El mexicano Rafael Larraenza, un mecánico de maquinaria para construcción que ha trabajado como bombero y socorrista, decidió crear Los Ángeles del Desierto en 1997.

En marzo de ese año, junto con su hermano Rafael había intentado ayudar a buscar a un grupo de inmigrantes que se habían perdido en la Sierra Madre de California y se sintió frustrado al ver que estaban solos en el intento.

photo

Cortesía de Los Ángeles del Desierto

Rafael Larraenza, fundador y director de Los Ángeles del Desierto, oficia una ceremonia de despedida a un inmigrante al que encontró muerto en Arizona.

“Vimos la necesidad forzosa de empezar a hacer un grupo tratando de apoyar a nuestros hermanos inmigrantes, sobre todo en esa zona”, recuerda Rafael.

Desde entonces, dice Larraenza, Los Ángeles del Desierto han efectuado misiones de búsqueda y rescate a ambos lados de la frontera, tanto en el desierto como en zonas montañosas y ríos. El mecánico asegura que ha entablado una relación cordial con la Patrulla Fronteriza, sobre todo en California y Arizona.

Ahora han decidido venir a Texas porque, según el director del grupo, hay una gran cantidad de inmigrantes indocumentados que se pierden al intentar entrar a Estados Unidos a través de nuestro estado. En 2012, Los Ángeles del Desierto recibió “al menos 10 ó 12 reportes a la semana de personas que están extraviadas en esa zona”, dice Larraenza, en referencia a la frontera de Texas con México.

Fuentes de la Patrulla Fronteriza reconocen que en 2012 aumentó el número de indocumentados que intentaron pasar a EE.UU. por algunas áreas de Texas.

“Tuvimos aproximadamente un aumento de algo más del 60 por ciento en detenciones, subimos de 48,000 a 78,000”, dice Enrique Mendiola, supervisor de operaciones especiales de la división que vigila el valle del Río Grande, al comparar los primeros nueve meses de los años fiscales 2011 y 2012.

Esa jurisdicción abarca 34 condados.

Según Mendiola, en 2012 los agentes de su división encontraron 150 inmigrantes indocumentados muertos que habían intentado cruzar.

Al llegar a territorio texano, muchos de estos inmigrantes ya están muy débiles, señala el oficial. “Llegan desnutridos y al borde de la deshidratación”, explica. “Y aún tienen que caminar 20, 30 ó 40 millas dependiendo de la ruta que elija el contrabandista”.

Otro factor que agrava el debilitamiento, dice Mendiola, es que muchos provienen de Centroamérica: “Han estado en el camino más tiempo (que los inmigrantes de México)”. Eso hace que además de estar agotados sean más vulnerables a las condiciones climatológicas y a la dureza de pasar por lo que el oficial describe como “arena desértica”, a pesar de estar cerca del río.

En junio del año pasado, Larraenza y Mendiola tuvieron una conversación telefónica en la que el primero le informó de su intención de empezar a operar en Texas.

“Mientras tengan permiso (de los rancheros de la zona) y hagan las notificaciones apropiadas, tienen una misión y les damos la bienvenida para que hagan lo que crean que deben hacer”, dice Mendiola a la pregunta de si la Patrulla Fronteriza considera que grupos como Los Ángeles del Desierto entorpecen su trabajo.