Quantcast
12:57 a.m., 9/20/2014 | 74°

Acusado de dañar un cuadro de Picasso en Houston resulta un caso difícil para su abogada


BRIAN ROGERS | 1/10/2013, 11:31 a.m.
Acusado de dañar un cuadro de Picasso en Houston resulta un caso difícil para su abogada
Uriel Landros |
http://www.youtube.com/watch?v=dhDgxNsLzgM

HOUSTON — Una abogada que representa a un artista de grafiti en Houston acusado de haber dañado el año pasado un cuadro de Picasso expresó en un comunicado que el hecho de que el joven de 22 años admitiera que roció con pintura en aerosol una obra creada en 1929 complicará su defensa.

“La peor pesadilla de un abogado defensor es cuando su cliente hace una confesión que queda grabada”, dijo Emily Detoto, abogada de Uriel Landeros. “Eso dificulta mucho más mi trabajo”.

Landeros ha sido acusado de huir de las autoridades tras haber dañado el 13 de junio un cuadro de Picasso titulado “Mujer en un sillón rojo” al dibujar sobre el mismo con aerosol la imagen de un torero que mata a un toro y haber escrito la palabra “conquista”.

La abogada ha descrito a Landeros como un consumado y conocido artista de grafiti que esta semana se entregó a las autoridades en la frontera con México.

El joven ha sido acusado por un delito de grafiti y conducta criminal, los cuales son catalogados como fechorías de tercer grado.

Un vídeo tomado por un visitante del museo Menil Collection con su teléfono móvil muestra el momento en que Landeros daña la obra de arte valorada en varios millones de dólares. El vídeo, que fue muy divulgado en YouTube, lo identifica.

Landeros divulgó en agosto un vídeo en Internet donde dice: “Hice esto para llamar la atención, para despertar conciencias… Lamento haber ofendido a quienes no comprendieron mi mensaje”.

Asimismo, Landeros expresó que no tenía la intención de destruir el cuadro, que ya ha sido restaurado.

Por su parte, Detoto dijo que Landeros, quien es ciudadano estadounidense, podría haber estado en México desde que huyó y se espera que llegue el viernes al Condado de Harris.

De ser condenado, Landeros enfrenta una sentencia máxima de 10 años de cárcel.

Detoto dijo que su cliente trató de entregarse a las autoridades de México durante dos días hasta que finalmente lo hizo ante agentes estadounidenses en la frontera entre ambos países.

“Fue al consulado en Monterrey, México, pero lo rechazaron”, afirmó Detoto. “Tomó un autobús para ir de Monterrey a Reinosa, donde se entregó en un punto de entrada internacional en McAllen”.