Quantcast
9:55 p.m., 10/25/2014 | 72°

Colombia: FARC objeta relato hermano de Presidente


LIBARDO CARDONA / AP | 1/9/2013, 2:52 p.m.
Colombia: FARC objeta relato hermano de Presidente
En esta foto de archivo, rebeldes del grupo guerrillero rebelde de las FARC marchan en La Macarena, Colombia, en 2001. El hecho de que sólo 72 de las más de 22.000 presuntas violaciones de mujeres registradas en Colombia en 2011 hayan sido relacionadas con actores del conflicto armado, evidencia que en el país existe temor a denunciar este tipo de crímenes y que no hay una política integral por parte del Estado para evitar la impunidad, aseguró esta semana Amnistía Internacional. | Scott Dalton / Archivo

BOGOTA, COLOMBIA - La guerrilla de las FARC considera que el periodista Enrique Santos, hermano del presidente Juan Manuel Santos, ha exagerado su papel en el proceso negociador entre delegados del gobierno y de los rebeldes para poner fin del conflicto interno colombiano, según el escrito de un alto jefe insurgente difundido el miércoles.

"El solo título de su crónica, `Yo estuve negociando con las FARC en Cuba', revela cierto tono individualista y fatuo, como si se tratara de un acto heroico", aseguró Mauricio Jaramillo, alias "El Médico", cuyo verdadero nombre es Jaime Alberto Parra Rodríguez y que es uno de los seis integrantes del llamado secretariado, la máxima línea de mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

El escrito, difundido en la jornada en la página web de la guerrilla, tiene fecha 5 de enero.

Consultado telefónicamente por la AP, Enrique Santos dijo que no iba a entregar ninguna declaración sobre lo señalado por el jefe guerrillero.

El artículo de Santos fue publicado el 30 de diciembre en el diario El Espectador, en el que dio a conocer detalles desconocidos del proceso de paz que actualmente adelantan el gobierno y ese grupo guerrillero. Dijo, entre otras cosas, que cuando se iniciaron los acercamientos hubo grandes dificultades, como "discutir dónde nos sentaríamos a dialogar. La guerrilla insistía que en Colombia o en Venezuela. Nosotros fuimos enfáticos en que por ningún motivo sería en Colombia. Nos decidimos por Cuba, por seguridad y, sobre todo, porque garantizaba confidencialidad".

Al respecto, Jaramillo aseguró que "la primera reunión entre delegados del Gobierno y FARC se produjo en territorio colombiano, en la región del Catatumbo, con delegados de parte y parte, sin que existiera formalmente proceso, lo que demostraba que eso no era imposible".

Sobre la importancia de Enrique Santos en la etapa exploratoria de la negociación, Jaramillo dijo que "en realidad no entendemos cómo puede considerarse clave el papel desempeñado por el hermano mayor (del presidente Santos) en la fase inicial de las conversaciones" porque, según dijo, "participó en ellas, sí, como todos los integrantes designados por el Gobierno, y jugó su papel. Pero de ahí a definirlo como clave hay una gran distancia".

Señaló que las dos delegaciones "contaron con dos tipos de integrantes, unos plenipotenciarios y otros llamados de la comisión técnica. Desde un principio se nos aseguró que Enrique Santos sería plenipotenciario, pero al final no figuró como tal, sino como una especie de asesor, de delegado personal del Presidente, subordinado por completo al propio jefe de delegación, el señor Sergio Jaramillo".

Al decir del jefe guerrillero, es exagerado el relato de Enrique Santos cuando afirmó que durante los acercamientos surgió un asunto más complicado: cómo sacarlo a él desde selvas colombianas para trasladarlo a las negociaciones en Cuba.

Reveló que su salida fue desde un lugar situado "a escasos kilómetros de San José del Guaviare (al sur del país), cosa de la que él (Enique Santos) jamás fue testigo, pues los delegados del gobierno nacional no tuvieron la menor injerencia en la ejecución de ese procedimiento".

También manifestó su molestia porque Santos en su artículo lo trató siempre como El Médico, "para sembrar la matriz de un alias que nunca han usado para él sus camaradas de las FARC".

Enrique Santos, de 67 años, durante 10 años fue director del diario El Tiempo.

En septiembre de 2012, el presidente Santos anunció que su gobierno había firmado un preacuerdo con las FARC para iniciar un proceso de paz con el objetivo de poner fin a casi 50 años de conflicto interno.

El 18 de octubre en Oslo, capital noruega, el gobierno y la guerrilla instalaron formalmente la mesa de negociación. Después el proceso volvió a La Habana entre delegados de ambas partes. Actualmente ni Enrique Santos ni Jaramillo forman parte de los equipos negociadores.