Quantcast
1:29 p.m., 11/27/2014 | 63°

Atracción publicitaria confronta problemas por el código de la ciudad de Houston


DUG BEGLEY | 1/9/2013, 1:43 p.m.
Atracción publicitaria confronta problemas por el código de la ciudad de Houston

photo

Foto de Cody Duty

HOUSTON — La moraleja de esta historia: solicita un permiso antes de colocar lo que parece un auto en la fachada de un edificio.

La carrocería de fibra de vidrio de un auto Mini Cooper depende de una disputa entre funcionarios del departamento de obras públicas de Houston y el propietario de un edificio en Kirby que ha colocado una imitación de ese modelo por encima de una acera pública.

Funcionarios citadinos han ordenado que se acordone la acera y han multado al dueño del edificio, pero no porque el auto haya cometido alguna infracción de tránsito sino porque ha violado el código de la ciudad.

“No se puede poner un cartel sin permiso”, dijo Alvin Wright, del departamento de obras públicas.

Empleados de Internum, una tienda de muebles que ocupa el edificio ubicado en 3303 Kirby, refirieron las preguntas sobre esto a Patrick Chiu, portavoz de la empresa que el martes no devolvió las llamadas que se le hicieron.

Independientemente de la apariencia, Wright dijo que la ciudad considera que un auto es como cualquier otros tipo de cartel o valla publicitaria. Cualquier instalación requiere la aprobación de la ciudad cuando los objetos cuelgan sobre una acera pública o pueden afectar adversamente los alrededores de un edificio, según Wright.

“Si fuera un cartel ordinario, tiene que seguir el mismo procedimiento”, dijo Wright.

Claro, un Mini Cooper falso no es un letrero de neón. Partidarios y curiosos se agruparon el martes en el lugar para observar el auto, montado sobre la fachada del edificio desde mediados de septiembre.

“No veo ningún problema. No se caerá”, dijo David Webber, de 25 años, que maneja un Mini Cooper y pasó por allí cuando iba a almorzar.

Otros elogiaron la ingeniosidad de este tipo de diseño urbano.

“Me gusta, creo que es divertido”, dijo Catherine Couturier, propietaria de una galería en las inmediaciones. Ella considera que Houston necesita más piezas interesantes en los lugares públicos.

Algunos informes indican que el Mini Cooper en cuestión, que incluye luces que funcionan, pesa alrededor de 350 libras. Siempre que se haya adosado correctamente al edificio, es muy estable, según Eric Davis, gerente de TYart, una empresa local de transportación e instalaciones artísticas.

“Hemos hecho muchas instalaciones más pesadas que esa”, dijo Davis. “El peso de 350 libras es bastante ligero en términos de algo que cuelga”.

Para sujetarle correctamente, la pieza tendría que estar permanentemente conectada a los elementos que soportan el peso del edificio o desplazar el peso hacia la pared, explicó Davis.

“No puedes colocar allá arriba una escultura de 350 libras con un par de clavos, para hablar claramente”, agregó Davis.

Es por eso que la ciudad exige que se pidan permisos y algún tipo de análisis del cartel o estructura. Si se toman las debidas precauciones, sólo hay que obtener los documentos necesarios para mantener la publicidad en su lugar, según dijo Wright.

Wright añadió que funcionarios están analizando este asunto y es posible que haya una multa.

El futuro del Mini Cooper está en el aire.

“Lo principal es tratar de que las empresas comprendan el proceso”, concluyó Wright.