Quantcast
11:37 p.m., 9/2/2014 | 81°

Liberan a sospechoso de ataque a consulado de EE.UU.


BOUAZZA BEN BOUAZZA / AP | 1/8/2013, 3:16 p.m.
Liberan a sospechoso de ataque a consulado de EE.UU.
Foto del jueves 13 de septiembre del 2012 del consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi, en el que murieron cuatro funcionarios de Estados Unidos, incluyendo el embajador Chris Stevens el martes, 11 de septiembre del 2012. | Foto AP/Mohammad Hannon

TUNEZ - Las autoridades tunecinas liberaron condicionalmente a uno de los detenidos acusado de estar involucrado en el ataque de septiembre contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi.

Grupos armados atacaron el consulado el 11 de septiembre y mataron al embajador Christopher Stevens y a otros tres funcionarios estadounidenses, pero pese a las promesas del gobierno de Estados Unidos, ha habido poco progreso en llevar a los perpetradores ante la justicia.

Alí Harzi, un tunecino de 26 años extraditado en octubre de Turquía, fue una las pocas personas detenidas por el ataque y en aquel entonces las autoridades tunecinas dijeron "sospechar" que estaba relacionado con el incidente.

Empero, el martes, su abogado Anwar Oued-Alí dijo que un juez "liberó condicionalmente" a Harzi la pasada noche por falta de pruebas. Debe permanecer en Túnez y estar disponible para nuevos interrogatorios.

Las autoridades estadounidenses lamentaron en diciembre la falta de cooperación con los gobiernos de Túnez, Libia y Egipto en la investigación del ataque, e indicaron que casi todos los sospechosos siguen libres.

En Libia, especialmente, investigar el ataque es difícil porque las autoridades dependen de numerosas milicias integradas por decenas de miles de jóvenes libios que combatieron contra el dictador Moamar Gadafi.

En noviembre, el funcionario encargado de la seguridad en Bengasi fue asesinado, y el domingo el gobierno anuncio que había sido secuestrado el investigador del caso.

Las autoridades libias han guardado silencio sobre la investigación de la muerte del embajador, limitándose a indicar que sigue en proceso.

Harzi fue una de las pocas personas detenidas en relación con el ataque, junto con Jamal Abu Ahmad, un miembro de la Yihad Islámica detenido en Egipto, según las autoridades estadounidenses.