Quantcast
10:00 p.m., 4/24/2014 | 76°

El estilo de 2013: 
nada queda fuera

Hay colores brillantes y líneas muy femeninas y refinadas

Samantha Critchell / AP | 1/6/2013, 6 a.m.
El estilo de 2013: 
nada queda fuera
Modelo de la colección primavera 2013 de Monique Lhuillier presentado en la Semana de la Moda de Nueva York. Hay un movimiento hacia prendas sofisticadas en tonos de piedras preciosas. | Foto AP/Diane Bondareff, archivo

La mayor tendencia de la moda en este nuevo año podría ser precisamente que no hay ninguna tendencia especial.

Según las pasarelas y las tiendas de ropa, el estilo obligatorio para 2013 podría tener toques masculinos y líneas definidas o refinamiento femenino. Los colores son atrevidos y brillantes, o simple blanco y negro. Las telas son elegantes y sedosas o rudas y texturizadas.

También hay variedad de siluetas, hay minivestidos sensuales y maxivestidos vaporosos. Pantalones cortos elegantes, overoles y vestidos de gala asirenados.

En general, no hay grandes cambios frente a los últimos dos años.

“El problema con las tendencias es que caducan... Estamos tan exhaustos con el exceso que no tenemos una manera de procesar nada nuevo”, dice la analista de tendencias Marian Salzman, directora de la agencia Havas PR North America.

Ya no más

Parece que han quedado atrás los días cuando una nueva temporada en la moda significaba nuevas prendas obligatorias y una purga del armario: fuera los pantalones anchos, ahora sólo entallados. Fuera los pantalones entallados, ahora sólo acampanados...

Hace años una sola musa dominaba la temporada: ya fuera un espíritu bohemio y libre para la primavera o más refinado para el otoño. Parecía que cada diseñador la buscaba al mismo tiempo.

Ahora, las modelos en una pasarela parecen haber sido vestidas personalmente por el diseñador desde su particular punto de vista. Los estilos no están estancados y se puede ver una evolución en los gustos.

Hay un movimiento hacia las prendas sofisticadas, maduras en tonos de piedras preciosas, pero parece que se ha hecho frenéticamente.

Un estilo puede estar más a la moda que otro, pero nada está prohibido.

“Cuando comencé a trabajar en la moda hace 20 años íbamos en un avión después de los desfiles y hablábamos de las tendencias de la próxima temporada”, dice el director creativo de Elle, Joe Zee. “Vivíamos en una burbuja, podías decir ‘domina la minifalda’ y escucharías decir a alguien inmediatamente después: ‘No tengo nada que ponerme’. Ahora puedo decir que las minifaldas de los 60 son las estrellas, pero todavía hay pantalones pata de elefante y jeans y todo lo demás, así que hay algo para ti”.

Si buscas pantalones acampanados a la cintura encontrarás millones, y ésta es una temporada en la que no son “tendencia”, señala Zee, quien también es curador del sitio para compras en Internet Vente-Privee.

Desde luego que la red ha ayudado bastante a que esto ocurra. Los compradores ven los nuevos estilos más o menos al mismo tiempo que los editores sentados en primera fila en los desfiles, así que la moda se ha democratizado. Los especialistas siguen siendo importantes, pero se trata más de descifradores de estilos que de árbitros.

Las tiendas tienen un espacio mucho mayor para vender en sus sitios de Internet, así que no tienen que elegir entre pantalones anchos o entallados. Y los consumidores no tienen que esperar a que la ropa llegue unas pocas veces al año, hay un flujo constante de nuevas prendas y modelos que se ponen en rebaja.