Quantcast
10:55 p.m., 10/31/2014 | 59°

Condado del sur de Texas desmiente estadísticas sobre inmigrantes


JOHN MAC CORMACK, | 1/3/2013, 6 a.m.
Condado del sur de Texas desmiente estadísticas sobre inmigrantes
El Cementerio del Condado de Brooks en Falfurrias, Texas, el miércoles, 19 de diciembre 2012. | Jerry Lara

FALFURRIAS — En octubre, mientras el presidente Barack Obama y su contrincante republicano Mitt Romney discutían sobre inmigración en su segundo debate televisado, Obama hizo una notable afirmación sobre la seguridad en la frontera sureña del país.

“El flujo de trabajadores indocumentados en la frontera es el más bajo en 40 años”, dijo el mandatario.

De hecho, después de una década de refuerzo de la seguridad, incluida la construcción de un muro de acero a lo largo de cientos de miles de millas en la frontera y de duplicar el número de agentes guardafronteras, los resultados son innegables.

Las 327,577 personas capturadas en el año fiscal 2011 por efectivos de la Patrulla Fronteriza en la frontera con México constituye la menor cifra desde 1970 y alrededor de un tercio de las detenciones realizadas en 2005.

Sin embargo, no se le puede decir a los residentes del Condado de Brooks que la situación está bajo control, ya que aquí la detención de inmigrantes indocumentados, los rescates de personas perdidas en la maleza y las persecuciones han aumentado notablemente en los últimos dos años.

Además, hay un indicador más trágico: el número de muertos entre los que tratan de evadir el punto de control al sur de la autopista U.S. 281 ha aumentado.

A finales de diciembre se habían hallado los restos de 127 personas entre la maleza que rodea el punto de control, casi el doble del total en 2011 y la mayor cifra de la que se tiene recuerdo. En 2010 se hallaron 20 cadáveres.

“Cuando 127 personas mueren en un año en tu condado, eso es demasiado. Un cadáver sería mucho”, dijo el juez condal Raúl Ramírez, quien hace poco se quedó sin espacio para enterrar a desconocidos en el cementerio Sacred Heart y en la actualidad busca un nuevo lugar para dar sepultura a personas no identificadas.

En el cementerio Sacred Heart sus tumbas están marcadas con brillantes flores plásticas y pequeños carteles que señalan lo poco que se sabe sobre los difuntos: “restos de esqueleto”, “cráneo” o “mujer desconocida”, así como una nota del lugar donde fueron hallados.

Los que son identificados posteriormente mediante un análisis de ADN y otros medios, suelen ser exhumados y enviados a sus familiares al otro lado de la frontera.

Poca ayuda estatal y federal

El juez Ramírez indica que el costo anual para su condado, pobre y rural, por tener que lidiar con la inmigración de indocumentados y la muerte de desconocidos, incluidos los honorarios de médicos forenses y las autopsias, es de cientos de miles de dólares.

Con un presupuesto anual de alrededor de seis millones de dólares y sólo seis agentes de la patrulla a tiempo completo, el Condado de Brooks está mal equipado para ocuparse de esas labores. Y como no es un condado fronterizo, recibe muy poca ayuda estatal y federal.

“Todo pasa en Falfurrias. Es el punto de control número uno en términos de capturas y drogas ilegales”, dijo Ramírez. “Suelo preguntarme ¿por qué nosotros?”

Un ganadero del Condado de Brooks halló el año pasado los restos de 16 personas en su propiedad, que se extiende desde la U.S. 281 hasta cerca del punto de control. Esta es una cifra superior a cualquiera anterior.