Quantcast
4:49 p.m., 12/22/2014 | 71°

Agencia federal flexibiliza visados para ciertos inmigrantes


JASON BUCH | 1/3/2013, 10:23 a.m.
Agencia federal flexibiliza visados para ciertos inmigrantes
Angélica Mejía sostiene hija Breanna Mejía, 4, mientras recibe ayuda para llenar el formulario correctamente ciudadanía durante una sesión de la ciudadanía y de la inmigración en Hiram Clarke Multi-Service Center el Sábado, 17 de noviembre 2012, en Houston. | Mayra Beltrán

SAN ANTONIO — Lidia Morales podrá dar el próximo paso en marzo para hacerse residente permanente de Estados Unidos.

Esta guatemalteca, de 32 años, llegó como indocumentada a Estados Unidos en 2006. Actualmente, está casada con un ciudadano estadounidense y vive en San Antonio con su esposo e hijo de tres años y, por lo tanto, puede solicitar un visado.

Sin embargo, hay un obstáculo que la frena: Morales se queda en casa todo el día para cuidar a su suegra mientras su esposo realiza su trabajo en un concesionario de autos.

Si Morales regresa a Guatemala para desde allí solicitar una visa estadounidense, podría enfrentar una prohibición de 10 años para volver a entrar en Estados Unidos. Puede solicitar una exención a dicha prohibición y lo más probable es que se la concedan debido a la ciudadanía estadounidense de su esposo, pero eso significa que podría pasar entre varios meses y un año en Guatemala, un país peligroso a donde no quiere llevar a su hijo.

Sin embargo, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos está progresando en su trabajo debido a una nueva regulación que permitiría a personas como Morales que soliciten la exención a la prohibición de reingreso antes de abandonar este país.

De acuerdo con la nueva regulación, dada a conocer hace un año por esa agencia federal y que entrará en vigor a partir del próximo 4 de marzo, Morales puede permanecer en su casa con su familia hasta que le aprueben la exención. Cuando reciba la aprobación, entonces viajará a Guatemala para solicitar un visado de entrada.

Según dijeron funcionarios gubernamentales el miércoles, el resultado será la reducción de un proceso que suele durar meses a unas pocas semanas.

“Este nuevo proceso facilita el procedimiento legal de inmigración y disminuye los largos períodos de separación entre ciudadanos estadounidenses y sus parientes inmediatos”, expresó Alejandro Mayorkas, director de la agencia federal.

Situación difícil

Las leyes de inmigración exigen que los solicitantes de exenciones presenten pruebas de “una situación extremadamente difícil” para un padre estadounidense o su cónyuge y, según Mayorkas, eso no ha cambiado.

La nueva regulación atañe solamente a familiares de ciudadanos estadounidenses. Los cónyuges e hijos de residentes permanentes tienen que viajar a sus países de origen para solicitar una visa. Sin embargo, la agencia federal de inmigración ha dicho que podría considerar extender esta nueva medida a los casos de residentes permanentes.

Joe De Mott, el abogado de Morales, acogió la regulación con beneplácito.

El prospecto de una larga espera separado de su familia es un elemento que frena a las personas que quieren arreglar su situación inmigratoria, según De Mott.

“La mayoría de esas exenciones son aprobadas”, dijo De Mott. “Pero la cuestión es que antes podías estar en México durante seis meses, tal vez un año, esperando por la aprobación de la exención. Entre tanto, tu cónyuge estadounidense permanece aquí y los costos aumentan”.

Oposición

Aunque esta nueva regulación no ha contado con tanta oposición como la medida de acción diferida promulgada por el presidente Barack Obama para los inmigrantes indocumentados que llegaron al país de niños, la cual permite que algunos de ellos puedan obtener una visa temporal de trabajo, no ha estado exenta de críticas.

Rosemary Jenks, directora de relaciones gubernamentales de Numbers USA, un grupo con sede en Washington que aboga por la disminución de la inmigración, expresó que la medida de la exención es la última en una serie de maniobras del gobierno de Obama que instan a inmigrantes a venir al país de forma ilegal para luego tratar de legalizar su situación inmigratoria.

“El mensaje de esta exención es que no nos importa la inmigración ilegal de principio a fin”, afirmó Jenks. “No vamos a hacer cumplir nuestras leyes de inmigración”.

Para Morales, sin embargo, la nueva medida implica que puede solicitar una exención y un visado sin tener que pasar meses en Guatemala separada de su familia mientras espera por la aprobación.

“Es una oportunidad para nosotros”, concluyó.