Quantcast
1:39 a.m., 10/23/2014 | 63°

El Tea Party de Texas prepara sus propuestas


Quiere prohibir las ciudades santuario y revertir la Ley 
Noriega

Álvaro Ortiz | 1/2/2013, 12:39 p.m.
El Tea Party de Texas prepara sus propuestas
Un grupo de manifestantes protesta en Austin contra una propuesta de ley para acabar con las ciudades santuario en junio de 2011. | Ralph Barrera / AP

HOUSTON - Acabar con las denominadas ciudades santuario y derogar la ley que autoriza a los estudiantes indocumentados a pagar la misma matrícula universitaria que los residentes de Texas son dos de los objetivos que el Tea Party se ha fijado para la Legislatura que arranca el 8 de enero.

Un documento del Comité de Asesoramiento del grupo de legisladores del Tea Party de Texas que lista las prioridades para la sesión legislativa especifica que los miembros de ese grupo deben presentar propuestas de ley enfocadas en esos dos puntos específicamente.

El documento reclama que la constitución del estado sea modificada para revertir lo que ellos llaman Texas Dream Act, la ley que Rick Perry firmó en 2001 para permitir a los dreamers que el costo universitario sea el mismo que el de un residente, y que presentó y promocionó el ex senador estatal demócrata Rick Noriega.

El gobernador ha expresado en más de una ocasión su oposición a revertir esa ley.

photo

Foto de James Nielsen

Dan Patrick liderará el Tea Party en Austin.

El Tea Party de Texas, con una filosofía política ultraconservadora similar a la del Tea Party nacional, una rama del Partido Republicano, está integrado por varios legisladores republicanos en Austin, entre ellos Dan Patrick, senador por el distrito 7, en Houston, David Simpson, legislador por ese mismo distrito en la Cámara de Representantes, y Debbie Riddle, que representa el distrito 150, en Tomball, y fue una de las principales adalides de las propuestas antiindocumentados en la Legislatura anterior.

“Los residentes de Texas apoyan la idea de que nuestras ciudades no deben crear incentivos para atraer personas ilegalmente y ése es un tema importante no sólo para el Tea Party sino para la mayoría de los texanos y para los dos partidos”, afirma Dan Patrick, que en esta Legislatura será el presidente del Tea Party, en referencia a las llamadas ciudades santuario.

Patrick dice basar su argumento en reuniones con residentes de su distrito y encuestas.

Para los legisladores del Tea Party, las ciudades denominadas así son aquéllas donde la policía local no pregunta sobre su estado inmigratorio a los detenidos, por ejemplo, Houston.

Razones económicas

Según el senador, los razonamientos financieros son la base de la agenda política que el Tea Party se ha fijado para los próximos meses.

“Los contribuyentes tienen que pagar los costos de educación, de las agencias del orden y de la atención médica y hay un límite para lo que pueden permitirse”, dice Patrick en referencia al efecto negativo que según su grupo tienen los indocumentados en las cuentas del estado, si bien no mencionó cifras específicas.

En cuanto a la derogación de la llamada Texas Dream Act, Patrick también alude un motivo económico: prohibir que los estudiantes indocumentados puedan acudir a la universidad pagando el mismo precio que los residentes, pero no evitar el acceso de esos estudiantes a la educación superior, aclara.

Posibilidades

Las probabilidades de que estas propuestas, o incluso otras relacionadas, tengan éxito depende en gran medida de los números.

En esta Legislatura, los republicanos tendrán mayoría en el Senado, ya que en las últimas elecciones legislativas consiguieron 19 de los 31 escaños disponibles.