Quantcast
5:25 p.m., 8/20/2014 | 79°

Críticas a Boehner sobre ayuda tras Sandy


ANDREW MIGA Y LARRY MARGASAK / AP | 1/2/2013, 3:42 p.m.
Críticas a Boehner sobre ayuda tras Sandy
En esta foto del 29 de noviembre de 2012, se aprecial las labores para retirar escombros dejados por la Supertormenta Sandy en el barrio neoyorquino de Queens. El miércoles 2 de enero de 2013, incluso sus colegas republicanos criticaron al líder de la Cámara de Representantes por no buscar la aprobación de una ley de ayuda a las víctimas del huracán. | Seth Wenig / AP

WASHINGTON - El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, debió salir el miércoles al paso de una andanada de críticas de sus colegas republicanos por desistir de buscar que se votara una iniciativa de ayuda a las víctimas de la Supertormenta Sandy.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, republicano, dijo que la decisión de Boehner constituía una "absoluta desgracia". Más tarde, el representante republicano por Nueva York, Peter King, dijo que Boehner le había prometido una votación para el 15 de enero sobre este tema.

Christie se dijo frustrado después de que Boehner retiró la iniciativa de la sesión del martes. El gobernador dijo que trató de llamar a Boehner en cuatro ocasiones, pero el legislador no respondió ninguno de sus telefonemas.

Se quejó de la "política interna tóxica" por parte de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. Christie añadió que había trabajado duramente en busca de convencer a los legisladores de que aprobaran la ayuda para las víctimas de Sandy, y recibió garantías de los líderes republicanos acerca de que la iniciativa sería votada antes de que el Congreso concluyera su sesión el jueves.

"No tengo motivos por el momento para creer en nada que ellos me digan", lamentó Christie.

El representante King, consideró que la decisión de Boehner había representado "una puñalada cruel por la espalda" contra su estado y Nueva Jersey. Agregó que algunos republicanos tienen una doble moral cuando se trata de proporcionar ayuda a Nueva York y a Nueva Jersey en comparación con otras regiones que llegan a sufrir desastres en el país.

De algún modo, dijo King, el dinero que va a Nueva York y Nueva Jersey, se considera algo "corrupto".

Antes de dar a conocer la promesa de Boehner sobre una votación para el 15 de enero, King había instado a los donantes de los dos estados a no dar dinero a los republicanos que desatienden sus necesidades tras Sandy. King dijo que el Congreso aprobó 60.000 millones de dólares para los afectados por el huracán Katrina en 2005, en cuestión de 10 días, pero no ha autorizado dinero alguno para las víctimas de Sandy en más de dos meses.

Así, King se unió al coro de varios legisladores de Nueva York y Nueva Jersey que criticaron a Boehner. Algunos consideraron que sus decisiones representaron una "traición".

Apenas horas después de que canceló la votación prevista originalmente para el martes por la noche, Boehner programó una reunión en privado con legisladores republicanos de los dos estados. El líder de la Cámara de Representantes se vio atrapado entre las posturas de los legisladores conservadores, que quieren reducir el gasto a toda costa, y los que representan a estados del noreste y del norte, y están decididos a ayudar a que se acelere la recuperación, más de dos meses después de que la zona fue azotada por la tormenta.

En la reunión, según King, Boehner se comprometió a programar el viernes una votación sobre 9.000 millones de dólares en seguros de inundaciones y a realizar el 15 de enero otra sobre 51.000 millones de dólares, el monto restante en el paquete de ayuda.

Las críicas a Boehner en la Cámara de Representantes tomaron por momentos tintes personales y reflejaron en parte la frustración de las bases sobre la decisión de seguir adelante con una votación sobre el acuerdo fiscal, fraguado por la Casa Blanca y por el líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell. Boehner había lidiado con los conservadores, quienes se quejaban de que el paquete económico no incluía suficientes recortes al gasto.

El representante republicano Michael Grimm y el demócrata Jerrold Nadler dijeron en declaraciones ante el pleno que, si bien no coincidían en muchos temas, la decisión de Boehner equivalía a una "traición" y a un golpe demoledor contra los estados golpeados por la tormenta de octubre.

"Hubo una traición", dijo Grimm.

"Esta es la acción más desafortunada que he visto en esta cámara", secundó Nadler. "Es una traición personal del líder contra los miembros de esta cámara".