Quantcast
8:47 p.m., 4/24/2014 | 78°

Representante de Tomball con la mirilla en inmigración

PEGGY FIKAC | 1/1/2013, 6 a.m.
Representante de Tomball con la mirilla en inmigración

AUSTIN — ¿Acampar frente al Capitolio de Texas para garantizar una designación primordial para una legislación sobre inmigración de indocumentados? Eso se parece tanto a 2011.

La representante estatal Debbie Riddle desafió el frío y el sonido atronador del Capitolio hace dos años para obtener un número de prioridad para un proyecto de ley que perseguía crear el delito de “transgresión criminal por un extranjero”, archivado después de su medida para la identificación de votantes.

Asimismo, Riddle presentó proyectos de ley en la pasada sesión legislativa para exigir a los distritos escolares que determinen si sus estudiantes son ciudadanos estadounidenses en el momento de la matrícula, así como para acabar con las llamadas ciudades santuario, hacer que las agencias estatales calculen los costos de brindar servicios a los indocumentados en Texas e imponer penalidades a las empresas que empleen a trabajadores indocumentados, excepto en los casos de jardineros y sirvientas.

La republicana de Tomball todavía tenía que presentar este año un proyecto de ley sobre inmigración, aunque no lo ha descartado.

Riddle indicó que lo principal será garantizar el financiamiento adecuado para la seguridad fronteriza. Ese es un asunto menos polémicos que otros que ha propuesto, si bien ella no lo considera de esa forma.

Riddle dijo que su punto de vista y de otros republicanos que piensan como ella no ha cambiado, pero que la “prensa liberal” puede hacer una nueva interpretación del asunto de la inmigración, que se dijo fue la causa principal por la que Mitt Romney perdió la presidencia frente al presidente Barack Obama.

El problema, según Riddle, puede ser el mensaje del Partido Republicano.

“Desafortunadamente, los republicanos… no somos tan buenos como los demócratas para hacer llegar nuestros mensajes”, expresó Riddle. “Tal vez estamos demasiado ocupados con la vida ¿no? Creo que de haber sido mejores para comunicar nuestros mensajes, habríamos salido mejor parados en las pasadas elecciones”.

Pesadilla logística

Riddle también ha tenido que enfrentar el avance de los acontecimientos, las opiniones de sus electores y un poco más de investigación.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos derogó parte del proyecto de ley de Arizona para la inmigración de indocumentados. Riddle dijo que está analizando lo que podría ser permitido a raíz de ese fallo judicial.

Con respecto al proyecto de ley para exigir a las agencias estatales que calculen el costo de los servicios a inmigrantes indocumentados, Riddle dijo que ya se lleva ese conteo, un dato que desconocía antes de presentar la medida la última vez.

En cuanto a imponer penalidades a las empresas, la representante indicó que aunque los empleadores locales desean hacer las cosas correctamente, pueden meterse en problemas por despedir por error a alguien que creían era un inmigrante indocumentado.

Asimismo, los superintendentes escolares de su distrito dijeron que sería una pesadilla logística tratar de averiguar la ciudadanía de sus estudiantes. Además, señaló Riddle, una investigación llevada a cabo en un gran distrito escolar halló que la mayoría de los chicos había nacido aquí.

Con respecto a 2011, Riddle recalcó que su primer proyecto de ley presentado entonces fue el de la identificación de votantes. Pero aclaró que dicha medida no tenía nada que ver con la inmigración de indocumentados, aunque el tópico surgió durante discusiones sobre la seguridad de los centros electorales.

Aunque su proyecto de ley sobre inmigración no fue aprobado, Riddle se alegró con la aprobación del proyecto de ley de otro legislador sobre la identificación de votantes.

Riddle tiene planes de viajar a la frontera para conversar con personas y escuchar de primera mano cuáles son los recursos adicionales necesarios para la seguridad de esa zona.

Aunque ella se opone firmemente a una amnistía, en la actualidad tiene mucho cuidado a la hora de aclarar que está en contra de tácticas “crueles”.

“Nadie que yo conozco quiere enviar a una abuela de regreso a su país”, dijo.

Por su parte, la representante Jessica Farrar, de Houston y líder de la Asamblea Demócrata en la Cámara de Representantes, ve las cosas de manera diferente.

“Creo que su postura ha cambiado. Creo que los republicanos aprendieron una gran lección en las últimas elecciones. Su retórica ha cambiado”, dijo.

Sin embargo, Riddle no le teme a la polémica.

“¿Quieren hablar sobre armas?” dijo Riddle al final de una entrevista.

Riddle, abuela de 10 niños, considera que los maestros que tienen licencia para portar armas deben llevarlas a las aulas. Sólo está haciendo ajustes a esa idea.