Quantcast
10:14 a.m., 4/21/2014 | 73°

Hospital de Houston registra 10,000 nacimientos en un año

CINDY GEORGE | 1/1/2013, 6 a.m.
Hospital de Houston registra 10,000 nacimientos en un año
Moriah Kiser nació a las 1:08 de la mañana del viernes y sus padres, y fue el bebé 10.000 entregados en el Hospital de la Mujer de Texas en el 2012. | Johnny Hanson

HOUSTON — Mujeres embarazadas, médicos especializados en obstetricia, enfermeras de maternidad y ejecutivos hospitalarios en Houston han estado vigilantes en los últimos meses en el Hospital de la Mujer en Texas que ha registrado un nuevo récord: el nacimiento de 10,000 bebés en un año.

La cifra récord se produjo el viernes cuando Moriah Kiser llegó al mundo a la 1:08 a.m. pesando siete libras y seis onzas, y midiendo 20.25 pulgadas de largo.

Sus orgullosos padres, Becky y Chris Kiser, se enteraron hace dos meses de que el hospital estaba a punto de hacer historia en 2012.

“Cada unos cuantos días consultábamos la página web para ver el conteo, era como un juego, y comprobar si llegaríamos a los 10,000 bebés”, dijo Cris. “Nunca creímos que sería una probabilidad real”.

Becky dio a luz una semana antes de lo previsto. El matrimonio de Houston acudió el Hospital de la Mujer, donde también nació su hija Karis, de dos años en la actualidad.

El matrimonio Kiser se dio cuenta de que eran una de dos parejas de parto cuando Becky recibió la inyección epidural.

“Había pantallas en la sala y se pudo ver a los bebés cuando nacieron”, dijo Chris, de 28 años. “La otra pareja había tenido su bebé y nosotros mirábamos hacia las demás pantallas y no veíamos un parto inminente. Pero uno nunca sabe, puede haber una cesárea de emergencia”.

Sin embargo, no tuvieron competidores.

“Tan pronto como vi su cabeza afuera, ya estuvimos seguros”, expresó Chris.

Un verdadero regalo

La llegada de la bebé fue recibida con júbilo y regalos. La noticia fue divulgada en las redes sociales.

“No me percaté de eso hasta que empecé a navegar Facebook y Twitter y vi las reacciones de todos nuestros amigos”, expresó Chris. “Revivir el nacimiento me provocó lágrimas a las 4 de la madrugada”.

Al mediodía, empezaron a llegar los regalos de tiendas, farmacias y estudios fotográficos. En el cuarto de Becky colocaron una enorme cuna repleta de pañales, tarjetas de regalos y animales de peluche.

“Es algo extravagante”, dijo Chris, analista de tecnología de información en la empresa Exxon Mobil.

Pero el verdadero tesoro, según el orgulloso papá, es la niña saludable.

“El regalo verdadero es poder criarla”, afirmó Chris.

Cuando la familia de cuatro regrese a su hogar, Becky Kiser, de 30 años, se convertirá en madre a jornada completa.

La tasa de fertilidad en Estados Unidos llegó a su punto más bajo en 2011 desde que se empezaron a registrar los nacimientos en 1920, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. El año pasado, más de 377,000 bebés nacieron aquí, lo que significa la mayor cantidad después de California.

Guerra de maternidad

La sala de maternidad del Hospital de la Mujer en Houston suele estar muy ocupada y ha clasificado de manera consistente entre las más prolíficas en cuanto a nacimientos en Texas. La anticipación de su bebé número 10,000 había sido pregonada en las redes sociales y en vallas publicitarias, como señal de que la guerra se ha agudizado entre las salas locales de maternidad.

Hace unos años, el Hospital de la Mujer agregó 92 camas de maternidad. Este año, el Hospital Infantil de Texas inauguró un pabellón para las mujeres, el cual tiene 15 plantas y un costo de 575 millones de dólares, con el propósito de absorber y ampliar los partos en el sistema del hospital episcopal St. Luke.

Hospitales en toda la región ofrecen servicios de lujo a las futuras madres, incluidos masajes, gimnasios para después del parto, Internet inalámbrica, albornoces de felpa y salones para familiares. Esas comodidades privadas han atraído a madres que cuentan con la cobertura del Medicaid y antes iban a hospitales públicos, como el Ben Taub y el LBJ. Combinados, ambos centros realizaban anualmente la mayoría de los partos en la zona de Houston.

Esa tendencia sirvió para convencer al Sistema Sanitario del Condado de Harris a convertir las salas de maternidad de cuatro camas en habitaciones semi-privadas.

Hasta el miércoles, los dos hospitales habían contado 6,609 partos en este año, según informó el portavoz John Martínez.

Ambos hospitales tuvieron 11,205 recién nacidos en 2007.