Quantcast
12:08 a.m., 10/26/2014 | 67°

Crisis italiana impulsa temores de inversionistas


DAVID MCHUGH Y VICTOR L. SIMPSON/AP | 2/27/2013, 12:06 p.m.
Crisis italiana impulsa temores de inversionistas
Pier Luigi Bersani, líder del Partido Izquierda Democrática, escucha una pregunta durante una conferencia de prensa en Roma, el martes 26 de febrero de 2013. (Foto AP/Alessandra Tarantino) |

ROMA - Dicha red es una oferta crucial del Banco Central Europeo para comprar cantidades ilimitadas de bonos de deuda de naciones abrumadas económicamente. La única condición es que los países tienen que comprometerse a implementar medidas de austeridad, tales como reducciones al gasto público y aumentos de impuestos con el fin de reducir su déficit.

Y si hay algún mensaje claro luego de los comicios en Italia es que los electores de ese país rechazaron la austeridad.

Si Italia no puede, o no está dispuesta, a aceptar las reducciones de gastos e implementar reformas para promover un mayor crecimiento, entonces el BCE no puede ayudarla.

Eso dejaría indefenso al país si sus costos para adquirir préstamos aumentan a un nivel inmanejable y lo ponen en riesgo de caer en mora. Y si Italia se viene abajo, Europa no puede darse el lujo de rescatarla.

Un alto funcionario del BCE subrayó el miércoles que cualquier país que desee usar el crucial respaldo del bloque tendrá que cumplir condiciones estrictas y aplicar medidas para reducir su déficit.

Peter Praet, el principal funcionario del BCE a cargo de sus análisis y pronósticos, dijo que no mencionó específicamente a Italia en su discurso en Francfort, Alemania. Pero advirtió que la protección de la compra de bonos "sólo se activará en casos en que el país beneficiario haya firmado condiciones estrictas y efectivas", lo que significa aceptar un acuerdo para tomar medidas concretas encaminadas a solucionar sus problemas financieros.

La advertencia de Praet ocurre en momentos en que Italia ha visto aumentar el costo de los préstamos que adquiere durante la venta de 6.500 millones de euros (8.500 millones de dólares) en bonos a cinco y 10 años. La tasa de interés aumentó de 4,17% a 4,83% hace un mes para el bono a 10 años y de 2,94% a 3,59% para el bono a cinco años.

Hasta el momento, el costo de los préstamos ha aumentado moderadamente. Pero el temor es que la continuidad de la inestabilidad pudiera llevar esos costos a las cotas máximas de finales de 2011 y principios de 2012, un abultado 7%.

El programa de compra de bonos del Banco Central Europeo se considera el factor más importante en el alivio de la crisis de la deuda en la eurozona en meses recientes. Antes de que el BCE ofreciera el 6 de septiembre comprar cantidades ilimitadas de deuda emitida por países en problemas, Italia y España enfrentaban costos de financiación que hubieran demostrado ser paralizantes a largo plazo. El temor era que esas dos grandes economías -la tercera y cuarta mayores entre los 17 países de la Unión Europea que usan el euro- hubieran caído en mora.

No se han comprado bonos bajo el plan del BCE, pero el sólo hecho de la oferta tranquilizó a los inversionistas e hizo que los costos de los préstamos bajaran para países con graves problemas de deuda como Italia y España.

"En lo fundamental, los inversionistas toman eso como un acto de fe", dijo Simon Tilford, economista en jefe del Centro para la Reforma Europea, con sede en Londres.