Quantcast
6:51 a.m., 4/23/2014 | 65°

Houston sentirá los efectos de recortes presupuestarios generales

MIKE TOLSON | 2/26/2013, 10 a.m.
Houston sentirá los efectos de recortes presupuestarios generales
En Houston y en otras ciudades, las esperas en los aeropuertos podrían aumentar y numerosos vuelos podrían ser cancelados. | Mayra Beltrán

HOUSTON - Como si fuera un potente huracán que se desplaza por el Golfo de México, el inminente “secuestro” federal está amenazando todo lo que encuentre en su camino. Y si los profundos y automáticos recortes federales entran en vigor a partir del viernes, habrá daños en alguna parte, posiblemente en varias áreas.

En Houston y en otras ciudades, las esperas en los aeropuertos podrían aumentar y numerosos vuelos podrían ser cancelados. Las filas para los pasaportes pueden hacerse más largas, las investigaciones criminales podrían tornarse más lentas y tal vez no se emitan los subsidios federales para viviendas, lo que dejaría en un limbo temeroso a las familias de bajos recursos económicos y a los propietarios de las viviendas donde residen.

Los amplios recortes bajo la estrategia de secuestro surgieron con la intención del Congreso y del presidente Barack Obama de crear una alternativa tan drástica para llegar a un compromiso bipartidista que obligara a los legisladores a presentar una mejor solución presupuestaria. Pero hasta el momento, eso no ha ocurrido.

“Todos estamos de acuerdo en que tenemos que acabar con el derroche innecesario en el presupuesto federal y en racionalizar las operaciones, pero el secuestro no es la manera de controlar el gasto gubernamental”, dijo el congresista demócrata de Houston Gene Green. “Es como usar un hacha en una cirugía en vez de un bisturí. Espero que los líderes resuelvan sus diferencias antes de la última hora”.

Por su parte, el senador republicano de Texas Ted Cruz dijo la semana pasada en Houston que veía poca probabilidad de que se llegara a un acuerdo.

“Hay una gran probabilidad de que el secuestro entre en vigor”, dijo Cruz, quien luego culpó la falta de voluntad de Obama para llevar a cabo otros recortes. “Espero que si ocurre… el resultado sean algunas concesiones”.

La Casa Blanca emitió el domingo un comunicado en el que expresa: “El presidente está dispuesto a transigir, pero con respecto a la clase media, él no puede aceptar un acuerdo que socave su seguridad económica”.

Obama tiene un plan para disminuir el déficit en más de 4 billones de dólares.

Como los recortes son generales, hay poco sentido u orden con respecto a lo que será afectado. La mayor parte de las agencias y programas experimentarán recortes de un ocho a un diez por ciento, si bien hay algunos programas exentos, como los bonos de alimentos, los subsidios de préstamos universitarios y los almuerzos escolares.

Golpe devastador

Expertos han indicado que el efecto será gradual en muchos casos. Una solución política rápida experimentaría una interrupción mínima. De continuar el impasse, los recortes se verían y se sentirían en diversos lugares, desde los programas Head Start hasta el prestigioso Centro Médico de Texas, a donde llegan 652 millones de dólares cada año en subvenciones federales para investigaciones procedentes de los Institutos Nacionales de Salud.

“No sabemos cómo funcionará, pero podría ser un golpe devastador”, dijo Robert Robbins, presidente y director ejecutivo de Texas Medical Center Corporation. “Estamos hablando de cientos de subvenciones anuales. No hace falta decir que estamos muy preocupados con esto”.