Quantcast
6:08 a.m., 11/1/2014 | 48°

El presidente egipcio busca pulir su imagen


HAMZA HENDAWI /AP | 2/25/2013, 2:24 p.m.
El presidente egipcio busca pulir su imagen
En esta foto del 30 de enero del 2013, el presidente egipcio Mohamed Morsi habla con la prensa después de reunirse con la canciller federal alemana Angela Merkel en Berlín. En la madrugada del 25 de febrero del 2013, ofreció una entrevista de dos horas en la que intentó pulir su imagen en medio de una intranquilidad generalizada previa a las elecciones parlamentarias (AP Foto/Michael Sohn, Archivo) |

EL CAIRO - Durante una entrevista televisiva de más de dos horas, el presidente islamista de Egipto buscó proyectarse como un hombre del pueblo, alzando la voz e insinuando lágrimas al hablar de los pobres, pero a la vez caracterizó a las masas que protestan contra su gobierno como grupos de "matones" y "forajidos".

La prolongada entrevista, difundida en la madrugada del lunes, pareció un intento de Mohamed Morsi por pulir su imagen en medio de un malestar generalizado antes de las elecciones parlamentarias que empezarán en abril.

Pero ilustra la dinámica que ha caracterizado la política egipcia durante la situación política inestable que sacude la nación desde hace meses. El gobierno de Morsi, respaldado por la Hermandad Musulmana, no ha ofrecido concesiones a la oposición, pero por otra parte ha presentado pocas soluciones para resolver los problemas nacionales. Una oposición desorganizada ha sido incapaz de presionar efectivamente al presidente ni ha ofrecido una alternativa, mientras se intensifican las protestas callejeras.

Sus críticos censuraron el lunes las declaraciones del presidente, a quien compararon con su predecesor, el derrocado Hosni Mubarak. La caracterización que hizo Morsi de los manifestantes como delincuentes solo contribuirá a profundizar la hostilidad en la nación peligrosamente polarizada.

"Ya no tengo optimismo en esta presidencia y temo lo que viene porque la indignación está creciendo", afirmó el activista y abogado de derechos humanos Gamal Eid sobre la entrevista. "Sabemos que tenemos una presidencia que no escucha, una oposición por el piso y, lo que es más importante, un bloque de jóvenes indignados que están fuera de control".

Egipto se ha visto sumido en la esa situación desde hace meses, con marchas por la exigencia de justicia para los manifestantes muertos y protestas por los aumentos de precios y escasez de combustible, entre otros reclamos.

En medio de la inestabilidad, la economía egipcia está en caída libre. Las reformas económicas que Morsi está tomando gradualmente -incluso la reducción de subsidios al combustible y otros artículos- probablemente inflamarán más las protestas.

En su entrevista, Morsi, que asumió en junio como el primer presidente egipcio libremente elegido, no presentó planes económicos, pero buscó proyectarse como un dirigente firme, patriota y en contacto con su pueblo.

"No permitiré que nadie perjudique la marcha de la revolución", afirmó, refiriéndose a la rebelión popular que derrocó a Mubarak en 2011. "Los egipcios deben tener la seguridad de que no duermo y que vigilo a todo el que trate de resistirse a la revolución".