Quantcast
8:08 p.m., 12/21/2014 | 55°

Joaquín Cosío brilla entre el misticismo y la amistad en la cinta Bless Me, Última


El actor mexicano sigue 
dando pasos firmes en 
Hollywood y ahora tiene 
una extraordinaria actuación en la cinta basada en la clásica novela de la literatura chicana

David Dorantes | 2/22/2013, 10:17 a.m.
Joaquín Cosío brilla entre el misticismo y la amistad en la cinta Bless Me, Última
El actor mexicano Joaquín Cosío (centro) participa en una de las escenas de la cinta dramática Bless Me, Ultima (2013), que cuenta la relación entre un niño mexicano y una curandera. | (Foto: Ursula Coyote\Tejana Productions)

HOUSTON- La anciana Última es una mujer mexicana muy especial. Es una curandera, chamana y vehículo de comunicación con otros mundos y espíritus.

Última es, además, la férrea protectora y guía del niño Tony, quien en un pequeño pueblo en el desierto de Nuevo México crece bajo su tutela aprendiendo sus secretos y confrontando su herencia mística mexicana y su futuro hacia un mundo mecanizado y cruel en el sur de Estados Unidos.

Así comienza la trama de la novela clásica de la literatura chicana Bless Me, Última (1972), del escritor méxico-estadounidense Rudolfo Anaya, que se estrena en Estados Unidos el 22 de enero en su primera versión cinematográfica.

En Bless Me, Última, del director estadounidense Carl Franklin, actúa un reparto multicultural encabezado por la gran actriz puertorriqueña Miriam Colón como Última, el joven actor estadounidense Luke Ganalon como Tony, la actriz mexicana Dolores Heredia como María, la madre de Tony, y el actor mexicano Joaquín Cosío como Narciso, el borracho del pueblo que tiene una ciega devoción, lealtad y, tal vez, un amor secreto por Última.

El papel de Cosío es protagónico y tal vez una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Narciso es un personaje muy interesante, y por eso me llamó mucho la atención hacerlo, porque más allá de ser un alcohólico, tiene una extraña conciencia de la justicia”, explica Cosío en una entrevista telefónica desde Los Ángeles.

“Es un borracho comprometido con las causas que para él son importantes. Es una especie de borracho con conciencia, con cierto cariño hacia el prójimo y defiende incluso de manera física lo que él cree y defiende a Última”, detalla Cosío sobre su personaje. “Es muy interesante porque se mueve en esa ambigüedad de ser un energúmeno violento y al mismo tiempo con una gran claridad”.

Cosío, de 51 años, es uno de los grandes actores de México, con una formación de teatro clásico, y poco a poco se está abriendo camino en Hollywood.

Además, es poeta, autor del libro Hablando con otra voz (1992) y profesor universitario de literatura.

Los violentos

En México, Cosío ha actuado en películas como Salvando al soldado Pérez (Beto Gómez, 2011), El Infierno (Luis Estrada, 2010), Pastorela (Emilio Portes, 2011), Matando Cabos (Alejandro Lozando, 2004).

En todas esas cintas, como denominador común, Cosío interpreta a personajes violentos como golpeadores por encargo, policías corruptos, asesinos a sueldo y narcotraficantes.

La trayectoria de Cosío en Estados Unidos es larga, aunque, dice entre risas, “el inglés no es lo mío... ni lo hablo bien”. Aquí, el actor mexicano ha participado en las películas Quantum of Solace (Marc Forster, 2008), de la saga de cintas de James Bond, A Better Life (Chris Weitz, 2011), Savages (Oliver Stone, 2012) y Eastbound & Down (Jody Hill, 2012).

Además, será un bandolero mexicano en la cinta The Lone Ranger (Gore Verbinski, 2013), estelarizada por los actores estadounidenses Johnny Depp y Armie Hammer, cuyo estreno está programado para el 3 de julio.

Cosío asegura que en cada cinta aprende algo más de su oficio.