Quantcast
7:27 a.m., 10/2/2014 | 80°

Republicanos de Texas no apoyan plan de naturalización para indocumentados


JEREMY ROEBUCK | 2/21/2013, 10:55 a.m.
Republicanos de Texas no apoyan plan de naturalización para indocumentados
Las docenas de hijos nacidos de todo el país viajaron a la Casa Blanca con sus padres indocumentados a manifestarse en contra de las deportaciones recientes 28 de julio 2010 en Washington, DC. | Chip Somodevilla/AP/Getty Images

AUSTIN — El número creciente de votantes hispanos en el país puede estar impulsando el debate sobre inmigración en Washington, pero en el Congreso de Texas, dominado por los republicanos, eso apenas ha hecho mella.

Aunque algunos líderes republicanos han respaldado la creación de una vía hacia la ciudadanía estadounidense para los 11 millones de indocumentados en el país, hay muchos otros que han protestado en semanas recientes contra esa propuesta, en especial congresistas de Texas que representan distritos con grandes poblaciones hispanas.

De los 11 distritos en el estado representados por republicanos con al menos un 25 por ciento de sus residentes que son de origen hispano, siete cuentan con la representación de legisladores que ya han descartado cualquier plan de amnistía, según entrevistas realizadas por San Antonio Express-News y análisis de declaraciones públicas recientes.

Poco incentivo

Esa brecha preocupa cada vez más a los que están involucrados en la redacción de una legislación sobre la reforma inmigratoria. Temen que los cambios demográficos que presionan a los republicanos para hacer concesiones a nivel nacional puedan tener poco incentivo para los legisladores conservadores en sus distritos texanos.

“Ya hemos visto esta situación anteriormente, con políticos que prometen hacer cumplir las leyes a cambio de una amnistía”, expresó el representante federal Lamar Smith, cuyo distrito en el norte de San Antonio tiene un 28 por ciento de población hispana, según datos de la oficina del censo de Estados Unidos.

“Garantizar una amnistía complica más el problema porque alienta la inmigración ilegal”, agregó Smith.

La vía hacia la naturalización o “amnistía”, que es el término preferido por los que se oponen a esa vía, es un punto esencial en las propuestas de inmigración presentadas el mes pasado por el presidente Barack Obama y un grupo bipartidista de senadores federales dirigido por John McCain, republicano de Arizona, y Chuck Schumer, demócrata de Nueva York.

Los detalles de ambos planes siguen siendo confusos. Pero la propuesta senatorial exige que las fronteras de la nación sean declaradas seguras antes de que los inmigrantes indocumentados puedan comenzar el proceso de legalización, que incluye el aprendizaje del inglés, el pago de impuestos y someterse a una verificación de antecedentes penales. Luego podrían optar para la ciudadanía estadounidense.

Hasta ahora, la asamblea demócrata en el Congreso de Texas ha respaldado ampliamente la propuesta. A principios de esta semana, un grupo de republicanos moderados del estado, integrado por agentes de la ley, religiosos y sectores empresariales, exhortó a los representantes de su propio partido en el Congreso a involucrarse en un debate serio.

Oposición firme

Si la retórica pública sirve de indicador, legisladores como el representante republicano de Houston John Culberson ya han tomado una decisión.

“Me opongo firmemente a una amnistía para inmigrantes indocumentados”, expresó en su página web. “El respeto al estado de derecho es el sello distintivo de nuestra democracia y una de las razones por las que Estados Unidos tiene la mayor población de inmigrantes en el mundo”.

Culberson, cuyo electorado en Houston consiste en más de un tercio de hispanos, no respondió a las solicitudes que se le hicieron para una entrevista.