Quantcast
11:29 a.m., 10/23/2014 | 67°

Obama presiona a republicanos sobre reducción


JULIE PACE Y JIM KUHNHENN /AP | 2/19/2013, 2:04 p.m.
Obama presiona a republicanos sobre reducción
El presidente Barack Obama, acompañado por trabajadores de emergencia, habla en el edificio Eisenhower de oficinas ejecutivas en el complejo de la Casa Blanca en Washington, el martes 19 de febrero de 2013, para exhortar al Congreso a que presente un plan alterno con el fin de evitar recortes automáticos en el gasto público programados para empezar el 1 de marzo de 2013. | Susan Walsh / AP

WASHINGTON - En una reafirmación de su postura ante la proximidad del vencimiento de un plazo fiscal, el presidente Barack Obama criticó el martes a los republicanos al asegurar que no quieren aumentar los impuestos para reducir el déficit, al tiempo que advirtió que empleos esenciales del gobierno están en riesgo.

Obama hizo sus declaraciones en momentos en que se aproxima la fecha tope del 1 de marzo para una serie de reducciones automáticas en el gasto público y en momentos en que hay un estancamiento entre republicanos y demócratas sobre cómo evitar esas reducciones.

El mandatario advirtió que, si se concretan los recortes inmediatos de 85.000 millones de dólares -conocidos como "confiscación" en la jerga presupuestal-, todo el gobierno sentirá sus efectos. Entre los afectados mencionó a agentes del FBI que tendrían que tomar licencia sin sueldo, reducciones en el gasto de las comunidades para pagarle a policías, bomberos y maestros, así como una menor capacidad del país para enfrentar amenazas en todo el mundo.

El presidente advirtió que las consecuencias se sentirán en toda la economía.

"La gente va a perder sus empleos", aseveró. "La tasa de desocupación podría aumentar de nuevo".

"Hasta ahora, por el momento, las ideas que los republicanos han propuesto no piden nada a los estadounidenses más ricos ni a las grandes empresas", expresó Obama. "Así que la presión está sobre los rescatistas, o los adultos mayores o las familias de clase media".

Los representantes republicanos han propuesto una alternativa para evitar las reducciones inmediatas, en la que se reducirían algunos gastos y prorrogarían algunas de las reducciones durante un período más largo. También han dicho que están dispuestos a considerar cambios en el código tributario, así como eliminar vacíos en la ley fiscal y subsidios impositivos. Pero han dicho que modificarían el sistema tributario para reducir las tasas, no para aumentar los ingresos por concepto de impuestos.

Obama sí logró un aumento fiscal a principios de año cuando el Congreso incrementó la tasa impositiva para los estadounidenses más acaudalados.

"El pueblo estadounidense comprende que el debate sobre los ingresos ya concluyó", afirmó el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, en un comunicado el martes tras las afirmaciones de Obama. "La reforma fiscal es una oportunidad para impulsar la creación de empleos en Estados Unidos, la cual sólo se presenta una vez cada generación. No debería ser desperdiciada en permitir que Washington gaste más. El gasto (público) es el problema; el enfoque debe estar en (recortar) el gasto".

Obama hizo sus declaraciones un día después de que regresara a Washington tras pasar el fin de semana jugando golf en la Florida con el astro Tiger Woods.

El Congreso no está en sesiones esta semana, lo que significa que no habrá ninguna votación antes de la próxima semana. Ello complica la capacidad de negociar cualquier solución a corto plazo.

Obama dijo que los recortes anticipados ya están teniendo efecto, e hizo notar que la Armada ya demoró el envío de un portaaviones al Golfo Pérsico.

"Cambios como éste -ni bien pensados ni introducidos adecuadamente-, cambios como éste afectan nuestra capacidad para responder a amenazas en partes inestables del mundo", afirmó.

Obama desea contrarrestar los recortes inmediatos en el gasto público por medio de una combinación de recortes específicos en el gasto y un aumento en la recaudación fiscal. La Casa Blanca respalda una propuesta que hicieron los demócratas en el Senado la semana pasada, la cual va en línea con los principios del presidente.

Pero los republicanos dieron una gélida recepción a ese plan, pues se oponen a un aumento en los impuestos encaminado a compensar los recortes en algunas áreas del gasto público. Los líderes republicanos dicen que el mandatario ya obtuvo a principio del año los aumentos fiscales que quería cuando el Congreso acordó incrementar los impuestos a las familias que ganan más de 450.000 dólares al año.

Obama exhortó a los republicanos en el Capitolio a que lleguen a una solución negociada y acepten la propuesta de los demócratas en la cámara alta.