Quantcast
5:02 p.m., 10/25/2014 | 84°

La quinua bajo presión del mercado y la tradición


PAOLA FLORES /AP | 2/19/2013, 2:02 p.m.
La quinua bajo presión del mercado y la tradición
En esta fotografía del 16 de febrero de 2013 el granjero Gerónimo Blanco muestra sus plantas de quinua en Patamanta, Bolivia. Blanco también cultiva papas, zanahorias y guisantes. La demanda mundial de quinua está impulsando nuevos cultivos en todo el altiplano occidental de Bolivia por el creciente precio del "súper grano" andino. Pero agrónomos dicen que la fiebre por la quinua tropieza con límites físicos. La quinua no se presta a la producción a escala industrial y la prisa por aumentar los rendimientos de los productores bolivianos los llevó a abandonar las prácticas agrícolas tradicionales, poniendo en peligro el ecosistema. El presidente de Bolivia Evo Morales asistirá a un evento de la ONU en el que se declarará a 2013 Año Internacional de la Quinua el 20 de febrero. | Juan Karita / AP

LA PAZ, BOLIVIA - El insaciable apetito por la comida orgánica en el mundo ha puesto de moda a la quinua, el cereal de los incas, cuya demanda está sacando de la pobreza a indígenas del occidente de Bolivia pero escasea en la dieta de los bolivianos por su alto precio.

La expansión de sus cultivos ha puesto en riesgo frágiles tierras del altiplano andino, pero el auge recién empieza. Su lanzamiento mundial será este miércoles cuando en una sesión especial en Nueva York, la Organización de las Naciones Unidas declare a 2013 el Año Internacional de la Quinua en presencia del presidente Evo Morales y de la primera dama peruana Nadine Heredia, quienes serán declarados embajadores del cereal para promocionar su cultivo y consumo. Bolivia y Perú son los mayores productores del mundo de quinua.

La imagen de la quinua, cuyo poder nutritivo es comparado con la leche materna según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), circulará en sellos postales.

El cereal, sin embargo, se consume poco en Bolivia, donde dos de cada diez niños sufren de desnutrición crónica. Inclusive el Ministerio de Salud detectó casos aislados de desnutrición moderada en niños de regiones productoras.

El alimento que más consumen los bolivianos es la papa, con 92 kilos al año por persona, y el de menor consumo es la quinua, con poco más de un kilo per cápita, aseguró un estudio del gobierno.

En diciembre Morales montó un tractor y abrió surcos en tierras de su pueblo para alentar el cultivo del cereal en el altiplano más allá de las zonas tradicionales. Ese día los campesinos de Orinoca sacrificaron una llama en agradecimiento a la Pachamama (Madre Tierra) para pedir una buena cosecha este año.

Pero la semana pasada el mandatario les regañó porque los agricultores están sembrando donde pastan llamas cuyo estiércol fertiliza una de las tierras más áridas en Oruro y Potosí, en el sudoeste, donde germina la quinua real, la variedad más cotizada.

"La quinua va de la mano con el abono natural que producen las llamas y tiene que haber una retroalimentación entre ambos", pero "no es catastrófico" porque los productores están conscientes del riesgo, dijo a The Associated Press la experta en ese cultivo, Rossmary Jaldín.

Bolivia elevó sus cultivos de 63.000 a 104.000 hectáreas e incrementó la producción de 36.000 a 58.000 toneladas métricas entre 2009 y 2012. Las exportaciones crecieron de 13 millones de dólares en 2007 a 84 millones el año pasado, informó el Ministerio de Desarrollo Rural.

Perú incrementó su producción de 29.867 toneladas en 2009 a 43.640 en 2012 de las que exportó 10.200 el año pasado por 25,7 millones de dólares, según el Ministerio de Agricultura de ese país. También producen el cereal Estados Unidos, Francia, Chile, Ecuador y Argentina.

El gobierno de Morales declaró prioritario ese cultivo y colocó 10 millones de dólares desde 2011 en créditos a los productores y construyó plantas para industrializar el cereal, pero los agricultores reclaman máquinas cosechadoras. Muchos utilizan técnicas manuales para arrancar los minúsculos granos.