Quantcast
9:26 p.m., 4/24/2014 | 76°

Proveedores de servicios sanitarios en Harris podrían recuperar costos, indica análisis

JAYME FRASER | 2/18/2013, 3:17 p.m.
Proveedores de servicios sanitarios en Harris podrían recuperar costos, indica análisis
Foto de archivo donde le toman la presión a Mirna Sebastián en el hospital del condado de Harris. | Mayra Beltrán

HOUSTON — Los proveedores de atención sanitaria en el Condado de Harris podrían recuperar la mayor parte, si no todos, de los costos vinculados a las personas que carecen de seguro médico, que son sufragados por los contribuyentes y las organizaciones caritativas, si la Legislatura del estado decide ampliar la cobertura del Medicaid bajo la ley federal de asistencia médica asequible, según un análisis divulgado por los Ministerios Metodistas de Salud del Sur de Texas y la organización sin fines de lucro Texas Impact.

Distritos hospitalarios, servicios de atención sanitaria, cárceles y organizaciones caritativas en el Condado de Harris invirtieron 920 millones de dólares para proporcionar cuidados médicos a personas sin seguro de salud, por los cuales no recibieron reembolsos, según indican datos de 2011.

Si la Legislatura de Texas aprueba la ampliación de la cobertura del Medicaid, al menos 645 millones de dólares y alrededor de 1,400 millones de dólares en fondos federales llegarían en 2016 al Condado de Harris para proporcionar atención sanitaria a muchos que en la actualidad no disponen de seguro médico, en dependencia de cómo los líderes estatales estructuren la expansión del Medicaid, indican estimaciones.

El informe, basado en información de hospitales, del censo de población y de propuestas legislativas, estima también un aumento en los ingresos de impuestos locales al expandir los servicios a un millón adicional de adultos, lo cual en el Condado de Harris podría llegar a 411.5 millones de dólares en cuatro años a partir de 2014.

Análisis de costos

El informe fue elaborado para destacar la carga que las personas sin seguro médico representan para los sistemas sanitarios locales y cómo la ampliación de la cobertura del Medicaid no sólo proporcionaría acceso médico básico a muchas personas sino que liberaría impuestos locales y fondos caritativos para mejorar la atención sanitaria o financiar otras prioridades de la localidad, como son las escuelas y las carreteras, según Bee Moorhead, directora ejecutiva de la organización de activismo interreligioso Texas Impact.

“Ahora tenemos la oportunidad de usar el dinero de impuestos federales que Texas está pagando para aliviar algunos de esos costos”, expresó Moorhead.

Elena Marks, experta en regulaciones sanitarias del Instituto Baker de Políticas Públicas en la Universidad de Rice, indicó que la expansión del Medicaid, financiada por el gobierno federal, es una buena oportunidad que no se debe desaprovechar y citó un estudio realizado en 2012 por el Grupo Perryman titulado “Only One Rational Choice” (Sólo una opción razonable).

En vez de analizar el flujo de fondos fiscales locales, estatales y federales en la atención sanitaria, el estudio examinó el impacto general económico de reducir la atención médica no compensada, mejorar la productividad de los texanos más saludables y otros efectos multiplicadores. El estudio concluyó que cada dólar invertido por el estado en el Medicaid produciría 1.29 dólar en ingresos durante los primeros 10 años de la expansión.

Sin embargo, Marks advirtió que la ampliación de la cobertura del Medicaid no sería suficiente y espera que los fondos locales liberados por los dólares federales y estatales puedan ser asignados para mejorar la atención sanitaria.