Quantcast
10:51 a.m., 7/23/2014 | 85°

La agenda de Obama deja poco espacio a las concesiones


EI discurso sobre el Estado de la Unión del mandatario tuvo claros tintes partidistas

Richard Dunham | 2/16/2013, 6 a.m.
La agenda de Obama deja poco espacio a las concesiones
El presidente Barack Obama, flanqueado por el vicepresidente Joe Biden, izq., y el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, der., presenta su discurso sobre el Estado de la Unión. | Mark Wilson / Getty Images

WASHINGTON, D.C. — El presidente Barack Obama inició el martes su discurso sobre el Estado de la Unión con una protesta populista al decir que las ganancias corporativas han llegado a “máximos históricos”, mientras que los ingresos de la clase media “apenas se han alterado”.

Y cerró su discurso con un grito de guerra para controlar la venta de armas en nombre de los niños que murieron en Newtown, de la gravemente lesionada ex congresista Gabrielle Giffords y de la estudiante de preparatoria que murió de un balazo en Chicago.

Su discurso tuvo así mucha sustancia para los miembros del Partido Demócrata, pero pocas esperanzas para terminar el estancamiento partidista que afectó a Washington durante su primer mandato y que promete seguir afectando al segundo.

Durante casi una hora, Obama criticó a los republicanos por asuntos desde los recortes fiscales para los ricos hasta la propuestas de recortes al Medicare y a la Seguridad Social. Sin embargo, no ofreció muchas esperanzas de conciliación bipartidista excepto cuando elogió los esfuerzos de ambos partidos para llegar a un acuerdo sobre la reforma inmigratoria.

“Obama cedió poco terreno a sus adversarios”, opina Bill Galston, de la Institución Brookings.

Galston, ex asesor de Bill Clinton, dice que Obama “presentó una visión de gobierno activista” en “un juego muy riesgoso” que, si fracasa, lo dejaría con “la poco placentera opción de negociar desde una perspectiva débil o aceptar el estancamiento”.

Si el presidente quería sacar de quicio a los republicanos, lo consiguió.

Rechazo republicano

El representante Joe Barton, republicano de Ennis, afirma que el discurso fue “largo en retórica y corto en ideas constructivas”. Sin embargo, los puntos detestados por los republicanos han sido celebrados por los demócratas.

“Nuestra prioridad número uno tiene que ser el crecimiento de nuestra economía y el presidente Obama formuló una ruta osada para lograrlo”, señala la senadora Bárbara Boxer, demócrata de California. “Argumentó elocuentemente a favor de enmendar nuestro deteriorado sistema de inmigración, disminuir la violencia de las armas y garantizar que ningún votante estadounidense tenga que esperar horas en fila para poder votar”.

A su vez, los republicanos critican a Obama por lo que no ofreció en su discurso: una plataforma para reducir el déficit federal o frenar el aumento de gastos en programas gubernamentales.

“No presentó un plan verdadero para equilibrar el presupuesto y empezar a pagar nuestra deuda”, dice Matt Mackowiak, asesor republicano. “En su lugar, recicló ideas liberales agotadas que morirán tan pronto lleguen a la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos”.

Sin embargo, el mensaje de Obama bien puede resonar entre muchos estadounidenses. El presidente propuso una educación universal prekindergarten y elevar el salario mínimo a 9 dólares. También, subir impuestos a la clase adinerada y menos exenciones fiscales para las empresas, y expresó firme apoyo para frenar el calentamiento global.

Obama culminó su discurso con un llamado dramático al Congreso para que entre en acción, o al menos vote, con respecto a sus propuestas para controlar las armas.

“En los dos meses que han transcurrido desde Newtown, más de mil cumpleaños, graduaciones y aniversarios han sido robados de nuestra vida por una bala procedente de una pistola”, expresó el mandatario.