Quantcast
3:00 p.m., 10/31/2014 | 77°

Pasajeros de Seabrook hablan de su experiencia a bordo del Carnival Triumph


JOHNNY HANSON y JAYME FRASER | 2/15/2013, 11:01 a.m.
Pasajeros de Seabrook hablan de su experiencia a bordo del Carnival Triumph
Karen Zapletal, de 50 años, a la derecha, April Sarafin, 50 y Embrey Wanda, de 72 años, finalmente arribó a puerto y el grupo de viajeros de Seabrook estaba dipuesto a celebrar en tierra firme. | Johnny Hanson

MOBILE, ALABAMA - El averiado crucero Carnival Triumph finalmente arribó a puerto y el grupo de viajeros de Seabrook estaba dipuesto a celebrar en tierra firme.

Vestidos con ropas blancas, abrieron botellas frías de cerveza y comenzaron a beber en un estacionamiento próximo al puerto a donde el Triumph arribó en la noche del jueves, tres días después y a millas de distancia del lugar a donde tenían que haber regresado en Galveston.

Sin electricidad, como resultado de un incendio ocurrido el domingo, el crecero dejó de ser placentero.

Karen Zapletal dijo que las 16 personas de Seabrook trataron de adaptarse lo mejor posible a la situación.

“Tratamos de hacer lo mejor de lo malo”, dijo Zapletal.

Compartieron habitaciones en el séptimo piso del buque y tenían todo lo necesario menos electricidad.

Zepletal y otros dieron las gracias a la tripulación por su trabajo durante la estadía, ya que algunos pasajeros se enfurecieron.

“Lo siento por la tripulación”, dijo Zapletal. “Tenían mucho que hacer”.

Viajeros experimetados en viajes de cruceros, este grupo ya había hecho estos tipos de viajes en los últimos cuatro años.

Todos menos uno había viajado en el Triumph. Pero algunos dudan ahora de que volverán a viajar en ese barco.

“Tienen que retirarlo de servicio”, dijo Wanda Embrey, de 72 años.

“Probablemente lo arreglarán y lo volverán a poner en circulación... con un nombre diferente”, dijo April Serafín, de 50 años e hija de Embrey. “No volveré a viajar en el Triumph”.

Después de abandonar el Triumph, los 16 pasajeros de Seabrook se disponía a marcharse a Nueva Orleans. Las amistades que les trajeron las cervezas, los llevarían para esa ciudad.

Seguirán celebrando el propósito de este crucero: un cumpleaños colectivo. Cada uno del grupo nació en enero o febrero.

Zapletal cumplió los 50 años.

“Es un cumpleaños que nunca olvidaré”, concluyó.