Quantcast
2:15 p.m., 12/20/2014 | 53°

Los ‘dreamers’ quieren influir en la reforma


Se reunieron con Obama y miembros del Congreso

Álvaro Ortiz | 2/13/2013, 10:12 a.m.
Los ‘dreamers’ quieren influir en la reforma
Cristina Jiménez, directora de United We Dream, durante un foro sobre la 
potencial reforma inmigratoria organizado por su grupo. | Foto cortesía de United We Dream

photo

Foto cortesía de United We Dream

Greisa Martínez, de Dallas, parte del grupo.

HOUSTON - United We Dream, la organización de dreamers más grande de Estados Unidos, está haciendo todo lo posible para tener un papel relevante en el proceso de elaboración de un proyecto de reforma inmigratoria.

El principal punto de los jóvenes indocumentados es conseguir que el gobierno pare las deportaciones inmediatamente.

Con ese fin, miembros del grupo viajaron a Wa-shington, D.C. la semana pasada y se reunieron con el presidente Barack Obama y con miembros del Congreso.

En esas reuniones explicaron cuáles son los puntos de un documento que el grupo divulgó la semana pasada llamado Principios fundamentales para la reforma inmigratoria, explica Cristina Jiménez, directora de United We Dream (UWD, por sus siglas en inglés).

“Ciertamente no pararemos de trabajar para parar las deportaciones y seguiremos denunciando la crisis del sistema de aplicación de las leyes (inmigratorias)”, dice Jiménez.

Según datos de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el gobierno deportó en el año fiscal 2012 a casi medio millón de personas. De esa cantidad, ICE deportó a 175,699, más de una cuarta parte, desde centros de procesamiento y detención ubicados en el estado de Texas.

Greisa Martínez, una ‘dreamer’ que es miembro del grupo United We Dream y que vive en el área de Dallas.

“En un mundo ideal en el que nuestra comunidad tuviera el poder..., en este mismo segundo quisiéramos que las deportaciones se pararan”, dice Greisa Martínez, de Dallas y miembro de UWD, que ha experimentado en primera persona la separación familiar, ya que su padre fue deportado a México en 2006.

Cuestiones cruciales

Pero hay otros puntos que los dreamers también quieren en la agenda de la reforma.

En su documento, UWD reclama que los indocumentados que hayan llegado a Estados Unidos siendo adultos puedan solicitar la residencia permanente dos años después de que el Congreso apruebe una reforma y que puedan hacerse ciudadanos cinco años después de haber obtenido la residencia.

En cuanto a los dreamers o cualquier inmigrante que esté en el país con un estatus temporal, el documento de UWD pide que el gobierno les autorice para recibir la residencia permanente “inmediatamente” tras la aprobación de una reforma porque, señalan, estas personas “han pagado tarifas y se han sometido a revisiones de antecedentes”.

El presidente Obama aprobó el año pasado una norma que permite a los jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños solicitar un estatus temporal renovable llamado Acción Diferida, por el que pueden vivir y trabajar aquí por dos años.

Probabilidades

Pero a pesar de la insistencia de los dreamers por convertir el fin a las deportaciones en una medida inmediata, en opinión de algunos expertos el gobierno de Obama no lo hará porque perjudicaría las posibilidades de llegar a un acuerdo con el Partido Republicano.

En una conferencia de prensa el 6 de febrero, al día siguiente de su reunión con Obama, Jiménez no dio una respuesta clara cuando le preguntaron sobre la reacción del presidente a su petición.

“Fue muy claro en cuanto a que cree firmemente que ésta es una oportunidad histórica para promover esta legislación”, se limitó a decir la activista.