Quantcast
3:26 a.m., 10/2/2014 | 80°

Crucero en Golfo de México tuvo problemas antes


RAMIT PLUSHNICK-MASTI / AP | 2/13/2013, 3:37 p.m.
Crucero en Golfo de México tuvo problemas antes
En esta imagen suministrada por la Guardia Costera de Estados Unidos el lunes 11 de febrero de 2013, una lancha del servicio de guardacostas patrulla cerca del crucero Triumph en el Golfo de México. El barco quedó a la deriva tras un incendio y llegará el jueves remolcado a Mobile, Alabama. | Guardia Costera de Estados Unidos/AP

HOUSTON - El crucero turístico averiado que está siendo remolcado en el Golfo de México ya había tenido otros problemas mecánicos en las últimas semanas, incluido uno que lo obligó a demorar una travesía el mes pasado.

Debbi Smedley, pasajera del crucero Triumph que zarpó el 28 de enero desde Galveston, dijo que recibió un correo electrónico de la firma Carnival Cruise Lines horas antes de la hora de salida en el que se le avisaba que la nave partiría con retraso debido a un problema en la propulsión.

La firma solicitó a los pasajeros que llegaran al puerto alrededor de las 2 de la tarde, dos horas después de lo programado.

El barco partió hasta después de las ocho de la noche, agregó.

"Mi madre es agente de viajes en crucero así que ésta no era mi primera travesía. He viajado muchísimas veces en cruceros, en muchas firmas. Este fue, por mucho, el peor de los viajes", expresó Smedley, de Plano, Texas.

En su travesía más reciente, el Triumph perdió la propulsión el domingo tras un incendio en el cuarto de máquinas. La nave quedó a la deriva hasta el martes, cuando dos remolcadores la alcanzaron en el Golfo de México y comenzaron a llevarla a Mobile, Alabama.

Algunos de los más de 3.100 pasajeros a bordo han contado a sus familias que afrontan condiciones sucias y tienen acceso limitado a la comida y los sanitarios. Carnival ha rechazado esas aseveraciones.

Si lo permite el clima, el Triumph llegará el jueves a Mobile. El crucero lleva también más de 1.000 tripulantes.

El portavoz de Carnival, Vance Gulliksen, reconoció los recientes problemas mecánicos del Triumph y explicó que hubo un problema eléctrico con el alternador de la nave en una travesía previa. Las reparaciones fueron completadas el 2 de febrero.

Las pruebas que se hicieron en la parte reparada fueron correctas y "no hay evidencia en este momento de alguna relación entre este problema previo y el incendio ocurrido el 10 de febrero", agregó.

Según un correo electrónico enviado el 28 de enero a los pasajeros, el problema afectó las velocidades de crucero del barco, lo cual demoraría su llegada a Galveston. En el correo también se informó a Smedley y otros pasajeros que el problema de la propulsión les impediría atracar en dos puertos.