Quantcast
10:04 p.m., 4/17/2014 | 65°

La lucha contra el fraude en el sistema sanitario produce resultados satisfactorios en Houston, según informe

ERIC HOLDER Jr. y KATHLEEN SEBELIUS | 2/11/2013, 11:07 a.m.
La lucha contra el fraude en el sistema sanitario produce resultados satisfactorios en Houston, según informe
Foto de archivo del 2010. | Nick de la Torre

HOUSTON - Este lunes se ha divulgado un informe que indica que el esfuerzo histórico del gobierno del presidente Barack Obama contra los delincuentes que roban al Medicare y al Medicaid está produciendo resultados satisfactorios, sobre todo en ciudades como Houston.

Según el informe, el año pasado se recuperó la cifra récord de 4,200 millones de dólares de quienes cometen fraude dentro de nuestro sistema de salud. En total, este esfuerzo ha producido 14,900 millones de dólares en los últimos cuatro años, lo que significa más del doble de lo que se logró recuperar en los cuatro años anteriores.

Estos logros fueron posibles porque el presidente Obama ha convertido en una prioridad la lucha contra el fraude dentro del sistema sanitario.

En los últimos cuatro años, se ha fortalecido la coordinación entre los departamentos de salud y la policía. La ley de salud del presidente ha permitido asignar a una cifra récord de agentes para detectar a quienes quieren lucrar con fines personales en nuestro sistema nacional de salud. Mediante una combinación de sentencias penales más estrictas y recuperaciones de cifras récord se ha podido disuadir a muchos otros de involucrarse en esas prácticas delictivas, lo que frena grandes pérdidas de dinero de los contribuyentes.

Se ha progresado en particular en la lucha contra el fraude dentro del sistema de atención a la salud en ciudades como Houston, donde antiguos dueños de empresas sanitarias fueron sentenciados a nueve años de cárcel por haber participado en un fraude de 5.2 millones de dólares al Medicare.

Pagaban a otras personas para que reclutaran a beneficiarios del Medicare para poder presentar facturas de atención médica que no eran necesarias clínicamente o servicios que nunca fueron proporcionados. Hasta la fecha se han condenado a nueve personas, incluidas enfermeras y reclutadores de pacientes.

Se han puesto en marcha tecnologías avanzadas para poder identificar y responder al fraude de manera más rápida. En el pasado, funcionarios del sistema de salud solían estar un tanto rezagados con respecto a los malhechores, pagan las reclamaciones con rapidez y sólo podían seguirle la pista a los que cometían fraude después de que éste había sido descubierto. Eso significa que las autoridades se presentaban cuando ya los delincuentes habían desaparecido.

Gracias a las nuevas leyes, incluida la ley del sistema de salud, ahora se dispone de sistemas que pueden detectar reclamaciones sospechosas a tiempo real, lo que elimina la ventaja de los malhechores. Con una tecnología similar a la empleada por las empresas que emiten tarjetas de crédito para congelar cuentas cuando se producen compras sospechosas, en la actualidad se pueden frenar pagos dudosos antes de que se hagan. En el primer año, este nuevo método produjo 536 investigaciones nuevas. Como el sistema ha sido creado para que se torne más inteligente con el tiempo, será más eficaz en el futuro.

La ley de salud ha permitido que las agencias federales puedan establecer un proceso más estricto de tamizaje para proveedores de zonas donde el fraude tiene más probabilidad de ocurrir, como en las visitas que hacen trabajadores sanitarios a los hogares o en el sector de los equipos médicos, como las sillas de rueda. Este proceso impide que muchos malhechores puedan ingresar en el sistema de salud.