Quantcast
8:34 a.m., 10/21/2014 | 58°

Jones rió último y mejor con los Ravens


El ex jugador de los Texans fue una de las estrellas del Super Bowl

Francisco Villalobos | 2/9/2013, 6 a.m.
Jones rió último y mejor con los Ravens
El receptor abierto de los Baltimore Ravens Jacoby Jones (der.) atrapa el ovoide mientras cae de espaldas al césped al conectar un pase espectacular de Joe Flacco en la victoria sobre los 49ers de San Francisco. | Smiley N. Pool

photo

Elaine Thompson / AP

Jacoby Jones (der.) deja atrás al esquinero de los 49ers Carlos Rogers (22) camino a un touchdown durante el triunfo de los Ravens por 34-31 en el Super Bowl.

NUEVA ORLEANS — Cuando Jacoby Jones fue prácticamente despedido de los Houston Texans a principios de mayo del año pasado quizás ni siquiera se imaginó que apenas unos meses después le llegaría la gran oportunidad de tomarse una dulce revancha. Menos aún que llegaría tan pronto y con tanta gloria.

El receptor abierto de los Ravens cumplió una brillante actuación el domingo en el Super Bowl XLVII cuando se consagró campeón de la NFL en el triunfo 34-31 de Baltimore sobre los 49ers de San Francisco. Y el oriundo de Nueva Orleans, Luisiana, lo hizo en el Superdome de la misma ciudad donde creció.

El partido tuvo un antes y después. Fue una aplastante primera mitad de Baltimore, que prácticamente dominó a placer hasta que un apagón detuvo en seco el juego en el tercer cuarto y durante más de media hora. Cuando la luz regresó al Superdome, los campeones de la Conferencia Nacional despertaron y casi les arrebatan la gloria a los de la Americana. Pero los Ravens se aferraron a su esperanza y ahora disfrutan de un merecido descanso como campeones hasta que tengan que pensar en la defensa de su título camino al Super Bowl XLVIII en Nueva York dentro de un año.

A instantes de coronarse campeón y en pleno emparrillado de un Superdome que mantuvo en vilo a los espectadores hasta el final, Jones conversó con La Voz.

¿Cómo te sientes ahora que eres campeón de la NFL?

Es un sueño, de verdad que sí. Estar aquí, donde nací, donde crecí viendo fútbol americano como aficionado. Desde las gradas que están ahí, hasta arriba y ahora, estando caminando aquí, bañado en confeti, como campeón de la NFL, es un sueño. Estar aquí, en frente de mi gente, en mi ciudad natal, de mi familia, de mis amigos y con mis compañeros. Es el día más feliz de mi vida y no quiero que se acabe este momento tan especial.

El apagón eléctrico cambió el transcurso del partido. ¿Qué les pasó después?

Creo que el apagón nos quitó un poco el ritmo y catalizó la recuperación de San Francisco en la segunda mitad. Creo que ayudó más a los aficionados que a nosotros, que de repente vimos como la inercia del partido se iba hacia el lado de ellos. Sí me preocupé, sí sentí por un momento que el partido se nos iba de las manos, que la gloria se nos escapaba, pero gracias a Dios nuestra defensiva aguantó. Ganamos y somos campeones.

Fue como un antes y un después...

No sé qué nos pasó. Como que tardamos en reaccionar y San Francisco salió con todo. Como que la luz prendió con ellos y a nosotros se nos tardó en encender. Y casi perdemos por eso. Casi se nos va de las manos el asunto. Es curioso como un factor x puede convertirse en algo tan trascendental y cambiar por completo la dirección de un partido que aparentemente teníamos controlado.

¿Ray Lewis fue la inspiración que necesitaban para no dejar pasar la oportunidad e ir en busca del título sobre el final del partido?