Quantcast
6:19 p.m., 4/18/2014 | 78°

¿Dirán alguna vez los políticos que la frontera está lo suficientemente segura?

ALISON SULLIVAN | 2/8/2013, 12:27 p.m.
¿Dirán alguna vez los políticos que la frontera está lo suficientemente segura?
Foto de archivo del 19 de abril, 2011, miembros de la patrulla fronterisa en Hidalgo, Texas. | Delcia Lopez/AP

HOUSTON — Perdonen mi escepticismo. No es oportuno en este momento de unidad para reformar el sistema de inmigración.

Un día, los funcionarios arremeten unos contra otros con respecto a quién contrató a inmigrantes indocumentados y quién fue demasiado amable con ellos, permitiendo que sus hijos se queden para unirse a los Infantes de Marina o para estudiar en la universidad, y luego presentan medidas para que se auto-deporten y ahorrarnos el trabajo de buscarlos y despacharlos en vagones de ferrocarril.

Pero al día siguiente, se comportan como grandes amigos bipartidistas. Excepto los republicanos de la Cámara de Representantes que se quejan de “amnistía” para los indocumentados y no quieren una vía hacia la ciudadanía estadounidense.

Pero los defensores de los inmigrantes están supuestos a aferrarse a su compromiso y agarrarse de brazos con el comentarista Charles Krauthammer en su lucha por una reforma de inmigración en término medio.

Sin embargo, cuando se habla de asegurar la frontera antes de que las residencias permanentes comiencen a propagarse, no puedo dejar de recordar a Charlie Brown, Lucy y el maldito fútbol.

Poco después de que el Bipartisan Eight, un grupo de senadores federales, presentó su proyecto de reforma inmigratoria, el senador republicano de Florida Marco Rubio dijo a Sean Hannity que la falta de seguridad en la frontera “acabaría con cualquier acuerdo”.

Bueno, si la seguridad fronteriza se refuerza aún más, incluso los mosquitos necesitarán un pasaporte para cruzarla.

A principios de este mes, esto es lo que indicó un informe del Centro de Políticas Migratorias:

“El gobierno de Estados Unidos gasta más en sus agencias de inmigración que en otras importantes agencias federales de policía”.

De hecho, es un 24 por ciento más que el gasto en el FBI, la Agencia Anti-drogas, el Servicio Secreto, el Servicio Federal de Alguaciles y el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. Eso implica 18,000 millones de dólares en el año fiscal 2012.

Son muchas agencias policiales, incluso si todo no se destina a atrapar a inmigrantes en la frontera o en centros de trabajo. Hay cargas para comprobarlo. Pero he aquí lo que obtenemos por el esfuerzo.

“Por primera vez en 40 años no hay una red de inmigración de México”, indica el informe.

Las detenciones de la Patrulla Fronteriza han disminuido de 1,6 millones a 340,252 casos entre el año 2000 y 2011. Y la cifra de deportaciones durante los primeros cuatro años del gobierno de Barack Obama se aproximan a la cantidad de deportados durante los ocho años de George W. Bush en la presidencia.

Muchos creen en estos momentos que hay mucha seguridad, pero no suficiente, incluso si la economía tiene mucho que ver con la inmigración nula.

Es como si por temor a la erosión del complejo militar industrial tenemos que crear un complejo industrial de inmigrantes. Alguien tendrá que determinar cuanta seguridad fronteriza es suficiente.

¿Alguna fórmula creada por una comisión en Arizona de la cual la gobernadora Jan Brewer y el gobernador de Texas Rick Perry son miembros? ¿Hasta que todo el dinero gastado en Irak y Afganistán se esté invirtiendo en Brownsville y Eagle Pass? ¿Cuándo no se trafiquen drogas? Sugerencia: eso no ocurrirá mientras haya tantos compradores del lado de acá de la frontera.

Si de veras están refiriéndose al cumplimiento interno de las leyes, como tomar medidas enérgicas contra los empleadores, existen los elementos para un compromiso.

No obstante, la frontera está tan segura como es posible, una especie de línea divisoria parecida a la que hay entre Corea del Sur y Corea del Norte, con nuestra propia zona desmilitarizada.

¿Acuerdo frustrado? Hay que ser realistas. Si ese es el acuerdo, los que están de ese lado tendrá la buena disposición para cantar victoria.