Quantcast
8:19 p.m., 4/19/2014 | 70°

Las diez cosas que tu jefe no quiere oír

BROOKE HOWELL/Monster | 2/8/2013, 6 a.m.
Las diez cosas que tu jefe no quiere oír
Foto de archivo. Becky Deane (izquierda) platica con Teresa su compañera de trabajo en la oficina Trifilio en APCQ en septiembre 2012, en Houston. | J. Patric Schneider

HOUSTON - Una de las mejores formas de garantizar que tu vida laboral es agradable y que tu carrera permanece en línea ascendente es ponerte y mantenerte en el lado bueno de tu jefe.

Parece algo simple, pero te sorprendería saber la cantidad de empleados que no consiguen hacerlo correctamente.

El problema es que a menudo dicen y hacen cosas que inadvertidamente transmiten su incompetencia, inmadurez o falta de cooperación a sus jefes, cualidades que ningún supervisor quiere ver en sus empleados.

¿No quieres ser ese empleado? Entonces mantente alejado de estas expresiones o situaciones que de seguro molestarán a tu jefe:

1- No es culpa mía. Incluso si no lo es, el mero hecho de decirlo te hace sonar como un niño de seis años. Los adultos asumen la responsabilidad y luego toman medidas para hacer las cosas correctamente. Los jefes quieren empleados que sean siempre parte de la solución, sobre todo cuando han sido parte del problema.

2- No es parte del contenido de mi trabajo. Tus responsabilidades no están limitadas a los deberes que describen tu puesto de trabajo. Si tu jefe te pide algo que hay que hacer, entonces eso forma parte de tu contenido laboral. Cuando protestas por eso, suenas inmaduro, falta de respeto y poco cooperativo.

3- Debe haber algún error de comunicación. Como todas las empresas son tan competitivas hoy día, los jefes no pueden darse el lujo de tener empleados que puedan hacer que la compañía pierda un cliente o un contrato importante debido a falta de comunicación, indica Anita Bruzzese, autora del libro “45 Things You Do That Drive Your Boss Crazy And How To Avoid Them” (45 cosas que enfadan a tu jefe y cómo evitarlas). Cada jefe tiene sus necesidades de información, por lo tanto debes averiguar quiénes son tus supervisores y cerciórate de que los conoces.

“Ser un buen comunicador es esencial para el éxito de una empresa, de un jefe y de la carrera de un empleado”, dijo Bruzzese.

4- Todavía estoy bajo la resaca. Esto no es algo para jactarse y admitir en tu centro de trabajo que sueles beber alcohol abundantemente en días laborables, pues eso puede indicar a tu jefe que no tomas tu trabajo en serio. También puedes llevarle a preguntarse si serías capaz de tomar malas decisiones en tu trabajo y en otros aspectos de tu vida.

5- No resisto a Steve. Esta frase no sólo tiene que ver con un hipotético Steve sino con todos tus colegas de trabajo. “Los jefes se molestan realmente cuando tienen que restar tiempo a las tareas importantes para intervenir en conflictos entre compañeros de trabajo y no desean que el personal de recursos humanos se mezcle en esto cuando los empleados no pueden resolver sus problemas de una manera profesional”, dijo Bruzzese. “Ellos quieren empleados respetuosos y que actúen como adultos. Punto”.

6- Me siento muy mal para trabajar. Eso está bien si es la verdad, en especial si no puedes hacer tu trabajo desde el hogar y se trata de algo contagioso. Pero si es mentira y tu jefe lo descubre, puedes verte en un gran problema. La probabilidad de ser sorprendido ha aumentado con la proliferación de las redes sociales. Basta con una actualización en Facebook, Twitter o Foursquare para indicar a tu jefe o a un compañero de trabajo en lo que realmente andas.