Quantcast
11:31 a.m., 12/19/2014 | 54°

La empresa Dow Chemical podría usar árboles para combatir la contaminación ambiental


MATTHEW TRESAUGUE | 2/7/2013, 11:13 a.m.
La empresa Dow Chemical podría usar árboles para combatir la contaminación ambiental
Dow Chemical, podría utilizar una nueva herramienta para combatir la contaminación ambiental. | Johnny Hanson

HOUSTON - La empresa Dow Chemical, el mayor fabricante de químicos en el país, podría utilizar una nueva herramienta para combatir la contaminación ambiental: árboles.

Durante años, la comunidad científica ha sabido que los árboles desempeñan un papel fundamental en la filtración del aire, pero ninguna empresa o ciudad ha recurrido a la reforestación como estrategia para eliminar los contaminantes del aire.

Ahora la empresa Dow tiene planes de sembrar nuevos bosques de árboles de nogal, robles rojos texanos y cedro, entre otras especies nativas de esta zona, para controlar la contaminación adicional que se derive de una ampliación de su masivo complejo manufacturero en Freeport, a unas 60 millas al sur de Houston, a un costo de 4,000 millones de dólares.

La empresa se sintió estimulada por un estudio reciente que indica que el sembrado de árboles podría ser una alternativa más económica para los lavadores de chimeneas y otras tecnologías para reducir las emisiones de elementos contaminantes. Dow realizó una investigación en asociación con la organización nacional Nature Conservancy, que se dedica a cuestiones ambientales.

“Típicamente, recurro a libros de texto, concreto y acero para buscar soluciones” para la contaminación ambiental, expresó Mark Weick, director de programas de sostenibilidad en Dow Chemical. “Esto podría ampliar muchísimo nuestra caja de herramientas”.

El estudio, hecho en colaboración con investigadores de la Universidad de Florida, concluyó que alrededor de 1,000 hectáreas de árboles cerca de Freeport eliminarían hipotéticamente unas 202 toneladas de óxidos de nitrógeno en un período de más de tres décadas. Este método costaría 470,000 dólares en terrenos que ya son propiedad de Dow, de Nature Conservancy o del gobierno federal, lo cual es más barato que la instalación de controles convencionales de contaminantes.